(horizontal-x3)
Reclamaron que no se invisibilicen a los miles de manifestantes que participaron de la marcha, ni se opaquen a raíz de los actos violentos que se desataron luego de que finalizara la actividad. (Wanda Liz Vega Dávila)

Tras la participación masiva durante el Paro Nacional el 1 de mayo, los dirigentes de los principales sindicatos del país aseguraron que se avecinan más protestas y actos de desobediencia civil.

Esto en repudio a las acciones que ha tomado el gobierno para ejecutar las medidas de austeridad impuestas por la Junta de Supervisión Fiscal. 

Además, reclamaron que no se invisibilicen a los miles de manifestantes que participaron de la marcha, ni se opaquen, a raíz de los actos violentos que se desataron luego de que finalizara la actividad. 

Para el presidente de la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT), Pedro Irene Maymí, la estrategia del gobierno de criminalizar una "manifestación pacífica en que miles y miles de personas marcharon" pretende invisibilizar la denuncia masiva contra "los atropellos y abusos de su administración y de la Junta de Control Fiscal".

"Así mismo es que le miente al país descaradamente cuando dice que la única alternativa para enfrentar la crisis es con medidas contra la clase trabajadora, que lleva una década soportando la carga, mientras a otros les dan exenciones y trato preferencial", sostuvo el líder sindical.

Las organizaciones sindicales se negaron a asumir responsabilidad por los incidentes violentos que ocurrieron ajenos a su convocatoria a la protesta pacífica, e insistieron en que la Policía también violentó los acuerdos a los que habían llegado en reuniones previas.

"Miles y miles de personas...rechazaron pagar una deuda que no ha sido auditada. Esa es la verdad. Mientras se abandonen las necesidades del pueblo, no nos vamos a callar", afirmó Ana Irma Rivera Lassén, portavoz de la Concertación Puertorriqueña contra la Junta de Control Fiscal.


💬Ver 0 comentarios