Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños en el Hunter College de Nueva York. (horizontal-x3)
Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños en el Hunter College de Nueva York. (Archivo/GFR)

Washington - El Centro de Estudios Puertorriqueños celebrará mañana y el sábado en Nueva York su segunda cumbre de sectores de la diáspora boricua, que persigue discutir, entre otras cosas, los retos de la nueva etapa de la crisis fiscal y de deuda pública a la que se enfrenta Puerto Rico.

“Tenemos que entender el proceso en su complejidad, no solo la crisis fiscal, sino cómo se hace para generar nuevos empleos. La cumbre persigue dar una mirada a lo que ha sucedido en Puerto Rico este año, que es mucho”, dijo Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños en el Hunter College de Nueva York.

La cumbre tendrá como sede la escuela de Trabajo Social Silberman del Hunter College.

En el foro de apertura de mañana viernes, que tratará los temas de la crisis fiscal, los trabajos de la Junta y el proceso de reestructuración de la deuda, participarán Eric LeCompte, director ejecutivo de Jubile USA; Dennis Rivera, asesor del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), y Gretchen Sierra Zorita, de la Fundación Nacional Hispana de las Artes.

Los trabajos del viernes incluirán otros paneles concurrentes sobre la reestructuración de la deuda, la posibilidad de una crisis humanitaria, alternativas de desarrollo económico, el potencial de colaboración desde la diáspora y el plebiscito de alternativas de status que quiere celebrar el 11 de junio el gobierno de Ricardo Rosselló.

Entre los ponentes de la jornada estarán también el periodista Juan González, de Democracy Now!; el excandidato a comisionado residente en Washington por el Partido Popular Democrático (PPD) Rafael Cox Alomar y Héctor Figueroa, presidente del sindicato 32bj y el líder sindical boricua de mayor rango en Estados Unidos.

Menéndez sostuvo que, desde la diáspora es imprescindible estudiar el impacto que tiene la crisis social en la emigración.

Uno de los argumentos que hacen las autoridades de la Isla, sectores de la industria de la salud y hasta congresistas que apoyan que el Congreso reemplace los cerca de $1,200 millones anuales que ha otorgado a Puerto Rico en fondos de Medicaid la ley Obamacare es que la desatención de la situación de salud de la isla acelera la emigración.

Mientras más boricuas se mudan a estados de EE.UU., crece a su vez el gasto federal, estatal y local en servicios de salud.

En un blog esta semana en The Hill, Meléndez sostuvo que la “depresión económica” de Puerto Rico está íntimamente vinculada a las políticas del Congreso que han afectado la economía, al aludir a la derogación de la sección 936 del Código de Rentas Internas federal, una decisión que atribuyó a los legisladores federales y al gobierno de Pedro Rosselló.

Meléndez indicó que “el entendimiento de lo que pasa en Puerto Rico es un primer paso para ver los efectos en EE.UU.”.

Para Meléndez, la cumbre de esta semana ayudará a crear “una red de acción más efectiva” y “una voz más unida para Puerto Rico y los puertorriqueños”.

Meléndez aclaró además que los trabajos de esta cumbre no están relacionados a la Agenda Nacional Puertorriqueña, que representa a cerca de tres decenas de organizaciones de la diáspora.


💬Ver 0 comentarios