Una persecución se desató anoche desde el barrio Pájaros en Toa Baja hasta la carretera PR-167 en Bayamón y que culminó con el arresto del conductor de un auto que se negó a detenerse ante la señal de los patrulleros de la Unidad de Impacto de Carreteras.

La Policía informó que el conductor de un auto marca Kia Rio, transitaba a exceso de velocidad y tras negarse a detenerse, desenfundó un arma de fuego y le disparó a los patrulleros para intentar huir.

Al llegar a la carretera PR-167, el conductor perdió el control del volante e impactó una estructura de metal del Royal Club Convention Center.

Kelvin Velázquez Hernández, de 19 años y vecino del barrio Santa Olaya en Bayamón, sufrió varias contusiones por lo que fue trasladado al Hospital Bayamón Health Center, donde permanece quedó recluido bajo observación.

Este caso fue investigado por el agente Antonio Hernández, de la Unidad de Impacto en las Carreteras, pero no se informó si se ocupó el arma de fuego con la que supuestamente Velázquez le disparó a los agentes.