(default-x3)

Pedro Julio Serrano, activista de derechos humanos, hizo un llamado ayer a la fiscalía para que presenten el agravante de crimen de odio en el caso contra Neftalí Castillo Cabrero por el asesinato del destacado voleibolista, Jesús David Hernández Otero.

“No deben tener miedo de presentar el agravante de crimen de odio”, sostuvo.

El primer caso sometido en la Isla con el agravante de crimen de odio fue contra Richard Soto Vélez, en febrero de 2013, acusado de asesinar a machetazos al estilista Milton Medina.

El asesino fue sentenciado a cien años de cárcel, aunque en una negociación se eliminó el agravante de odio.

De acuerdo con Serrano, a su juicio, la versión del alegado acoso que se presenta en casos de esta naturaleza es “una defensa de pánico” que ya ha sido descartada en otras jurisdicciones ya que “es como echarle la culpa a la víctima”.

Recordó que el mismo gobernador, Alejandro García Padilla, ha dicho que no se pueden tolerar este tipo de crímenes.

El portavoz de la organización “Puerto Rico para Tod@s” abogó, además, por enseñarle a los niños, desde pequeños, “a respetar las diferencias y no odiar”.

“Tenemos que decir, basta ya”, puntualizó.

La vista preliminar del caso fue fijada para el próximo 1 de abril en el Tribunal de Bayamón.