Eduardo Villanueva

Tribuna Invitada

Por Eduardo Villanueva
💬 0

Obama está obligado a responder

En la defensa de los principios hay que ser terco, hay que ser constante, no cabe la claudicación. Llegamos a la meta de más de cien mil firmas en reclamo de que se excarcele a Oscar López. La excarcelación de Oscar es un reto más que se han impuesto la mayor parte de los puertorriqueños que están guiados por principios de compasión y  respeto a la dignidad humana. 

Es conocida la historia de Oscar como veterano de Vietnam, premiado por su valor en combate, en defensa de la vida de sus compañeros soldados (medalla de bronce). Oscar ha dicho que se siente en deuda con su pueblo y orgulloso de saber que nuestra nación puertorriqueña es una compasiva, guiada por profundos sentimientos de amor. El reclamo para que lo excarcelen ha alcanzado el consenso que hemos tenido en grandes causas del pasado. Huelga enumerarlas ahora pero todas esas gestas demuestran que cuando nuestro pueblo se une detrás de principios universales, como son la justicia, la proporcionalidad de la pena, el respeto a la dignidad humana y el reconocimiento al valor de los que luchan entregándolo todo por sus ideales, nuestro pueblo es invencible. El único lujo que no se pueda dar un pueblo sometido al coloniaje como el nuestro es el de tener miedo a reclamar lo que en justicia le pertenece.

En esta lucha hemos tenido la aportación de personalidades de todos los partidos políticos, de iglesias protestantes y la Católica, de los principales sindicatos y de la mayor parte de la prensa puertorriqueña, pero hay que decirlo en justicia del medio en que escribo estas notas; El Nuevo Día, que ha hecho de esta causa un reclamo de principios y de respeto a la información veraz. 

Obama está obligado a responder pero no pro forma, sino consciente de que no es común la unidad de un pueblo detrás de un reclamo de justicia. Que ese reclamo es parte del ejercicio a la autodeterminación y la voluntad democrática que ellos dicen defender. Mahatma Gandhi nos dejó esta admonición plenamente vigente: "El éxito en conseguir entendimiento o encontrar la verdad depende de cuán honestos somos y de si podemos liberarnos a nosotros mismos de lo que nos ata". Gandhi dijo que tener liberación política o social no es suficiente. Él no quiso decir que nos volviéramos descuidados o adoptáramos una actitud de "no me importa" hacia la vida y las relaciones. 

Liberarse a uno mismo de lo que nos ata significa que uno debe sentir el deseo de ponerse de pie por la verdad y la justicia y no temer a las consecuencias como la pérdida de las posesiones, el trabajo o aún la vida. Solamente cuando alcanzamos ese nivel de poder espiritual es cuando la no violencia será relevante.

En entrevista con José Delgado, Oscar aclara que los tiempos modernos requieren nuevas formas de lucha, no violentas, conforme a lo que demuestra la lucha de Vieques, aun reconociendo que el derecho internacional establece que el coloniaje es un crimen contra la humanidad quepuede ser combatido por todos los medios.

Los mercaderes del odio no deben prevalecer en la conciencia de Barack Obama. La exigencia de justicia y libertad para Oscar debe ser atendida porque cuando una causa alcanza tal grado de unidad popular es una  que está guiada por profundos sentimientos de humanidad y amor.  Y desoírla es un acto de tiranía. A esta gesta se ha unido el gobernador Roselló y la Comisionada Residente electa con las voces de los principales dirigentes de los demás partidos políticos que, sin compartir el ideal de independencia de Oscar, reconocen que una persona que ha dado todo por sus principios y sus ideales, y merece ser reconocido y valorado. 

A nuestro pueblo, de parte de Oscar y los que luchamos por su excarcelación, nuestro agradecimiento eterno.

Otras columnas de Eduardo Villanueva

lunes, 6 de marzo de 2017

Elegía para Brunilda García

El portavoz del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico, Eduardo Villanueva, celebra el legado de una gran artista y defensora de la puertorriqueñidad

💬Ver 0 comentarios