Eldra G. Hernández Calcerrada

Tribuna Invitada

Por Eldra G. Hernández Calcerrada
💬 0

UPR: me están matando

La Universidad de Puerto Rico (UPR) es parte esencial del desarrollo de nuestra sociedad puertorriqueña. Es aquella a la que, todos en un momento dado, deseamos llegar, nuestra IUPI. Sin embargo, hace unas semanas está siendo atacada por muchos lados: los que desean que se mantenga cerrada en un acto de protesta constante y buscando el diálogo, a la vez, por otros, que desean que se abra para seguir de una forma unida ese diálogo y así buscar soluciones, profesores que apoyan la protesta de cierre y profesores que desean que se abra. Otros son parte del pueblo que no quieren a la UPR, sindicatos u otros movimientos.

Mientras, el Gobierno, amparándose en la autonomía universitaria, ha sido negligente en proteger la UPR como el brazo poderoso para ofrecerle a muchos puertorriqueños la oportunidad de desarrollarse a nivel profesional, forjando individuos con ese pensamiento crítico y que han ayudado a formar este país. El Gobierno tiene igual responsabilidad de defenderla, sin importar ideologías o pensamientos negativos.

Las luchas de hoy, en el caso de la UPR, son diferentes. La huelga, la protesta u otra acción debe de ser pensada. El problema que enfrentamos es que todos esos entes que tienen a nuestra Universidad como “botín de guerra” no se dan cuenta que la estrategia debe de cambiar. Hay que buscar soluciones y hacer propuestas pensadas para que podamos salir de esta crisis universitaria. Por ejemplo, llevar a cabo un proceso de rediseño donde la UPR sea más ágil y menos burocrática en sus procesos. Puede ser que no estemos de acuerdo todos, pero tenemos que pensar que es el tesoro que siempre hemos defendido, UPR. Es una batalla que debemos de enfrentar con inteligencia. Reconocemos que la cantidad de $512 millones (este número ha cambiado mucho), es una burla a la inteligencia. La Universidad ha estado con medidas cautelares de ahorros desde hace años debido a la crisis fiscal. La cantidad que se ha propuesto acabaría con la UPR y su gestión esencial de educar.

Es momento de enfrentar el problema con inteligencia y astucia. Es la oportunidad de actuar y levantarse con orgullo por ir al diálogo pensando en el bienestar de la estabilidad universitaria. Esto no significa claudicar o pensar que se pierde. Es lograr las cosas a través de otras estrategias. No podemos pretender que, si no aceptan lo que proponemos, vamos a dilatar procesos o ni siquiera escuchar. Es ahora que debemos de demostrar que los universitarios afrontan las situaciones con entereza y valentía. Sin embargo, es necesario abrir los portones, comenzar a estabilizar el sistema, hacer esfuerzos y presiones desde ese recurso que defendemos de no confrontación y de diálogo verdadero.  Recordemos que un país sin educación alcanzable socialmente, es pobre en futuro, en valores y de diferencias. Vamos a pensar en lo que es bueno para la Universidad y su futuro, porque en estos momentos estamos matando a la Universidad y alejando la oportunidad de muchos en alcanzar una educación esencial para su futuro.

Otras columnas de Eldra G. Hernández Calcerrada

martes, 18 de abril de 2017

El encanto de las Justas Interuniversitarias

La profesora Eldra Hernández reflexiona sobre el valor de las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria e insta a participar en el evento para, por un momento, olvidar los problemas del crítico momento que vive el País y disfrutar de esa sana competencia.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Fábrica de líderes

La profesora Eldra G. Hernández comenta cómo desde la UPR en Carolina se ha encaminado un proyecto para impulsar el liderazgo de jóvenes que trabajan por el bienestar comunitario

martes, 28 de febrero de 2017

UPR: lealtad y pasión

La catedrática Eldra Hernández sentencia que la Universidad tiene que adaptarse a los nuevos retos

💬Ver 0 comentarios