Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hay ciertos objetos que pueden ayudarnos en nuestras vidas tanto proveyendo protección, salud, equilibrio mental y energía positiva, y que pueden servirnos para lograr nuestros fines. Esta aseveración puede ser explicada por medio de las ciencias de la conducta humana, pero también usando equipos que pueden medir la energía que estos objetos emanan.

Aun cuando muchas personas piensen que esto es una superstición, no olvidemos que dentro de las prácticas de todas las religiones se cree que ciertos objetos devocionales -tales como escapularios y relicarios, que contienen partes de los cuerpos de los santos, maestros, profetas y mártires- pueden proteger al devoto e incluso curarlo de sus males físicos.

Primero, definamos los términos: un amuleto (del latín amuletum) es un objeto portátil que protege a una persona frente a un problema porque se le atribuyen ciertas capacidades sobrenaturales.

Como ejemplo podemos citar los siguientes:

• El crucifijo: está asociado a la vida de Jesús el Cristo y provee paz mental y pureza en la vida.

• La mano: usualmente se refiere a la mano de Fátima, relacionada al Islam, y que provee las cualidades de hospitalidad generosidad, fuerza y bondad a quien lo usa.

• El delfín: despierta las habilidades artísticas tales como la música, la literatura y la pintura. Se debe de portar como pendiente colgado al cuello o como cuadro o cartel en la pared.

• El om: es el símbolo representativo de la divinidad en la India adoptado por el budismo y otras culturas. Produce prosperidad, paz y éxito en todas las áreas de la vida. 

Existen en nuestros archivos la descripción de más de treinta objetos considerados como amuletos por distintas culturas, que han probado ser efectivos de acuerdo a las tradiciones. 

                        

¿Cómo funciona un amuleto?

Hay cuatro formas de explicar cómo se genera el efecto que aparentemente produce un objeto considerado como un amuleto:

1. Por sugestión: si una persona cree firmemente en que un objeto tiene el poder de protegerlo y destruir los obstáculos, así será. Al convertirse o ser parte del sistema de creencias de esa persona entonces afectará la realidad en la que vive y todo ocurrirá de acuerdo a lo esperado.

2. Por el efecto de la representación arquetípica del símbolo: el Dr. Carl Jung descubrió que en todas las culturas del mundo hay símbolos que aparecen en los mitos o que se usan dentro de la simbología religiosa y que son comunes, aunque varíen un poco en su representación. Un ejemplo de esto es el de un Padre o una Madre Creadora, un Salvador de la Humanidad y una fuerza oscura o tenebrosa que es la contraparte del bien. Esos elementos comunes se les llaman arquetipos y aparecen de cuando en vez en nuestros sueños, experiencias místicas o espirituales. Si usamos un símbolo que represente cualquiera de estos arquetipos, va a tener un efecto profundo en nuestro inconsciente y, por lo tanto, despertará nuestras mejores cualidades. Eso es lo que pasa con los escapularios, rosarios y otros símbolos religiosos que las personas usan en su cuerpo.

3. El efecto de la forma geométrica: está más que comprobado que las frecuencias sonoras producen formas geométricas. Los triángulos, cuadrados, círculos, etc. están asociados a ciertas frecuencias de sonidos. Al usar un objeto que tenga una forma geométrica en particular, estamos atrayendo una frecuencia sonora que es capaz de afectar positivamente la energía de nuestro cuerpo y así hacernos sentir mejor o, incluso, mejorar nuestra salud.  

4. La capacidad de los objetos de cargarse de energía: todo objeto tiene su frecuencia energética propia, que está determinada por su composición química pero al mismo tiempo atrapa las energías de la persona o de las personas que han entrado en contacto con este. Esto ha sido fotografiado por medio del uso de la cámara Kirlian, que fue diseñada para captar el campo energético que rodea a los seres vivos y otros objetos “inanimados”. Esa es la clave para entender el poder de los objetos que han sido bendecidos o que han entrado en contacto con personas santas. Los relicarios, los crucifijos bendecidos y otros objetos similares caen dentro de estas categorías.

La palabra superstición viene de una raíz latina que significa “lo que sobrevive”. Por lo tanto, muchos de los conceptos que creemos ser supersticiosos tienen un fundamento, en la mayoría de los casos distorsionado por el tiempo. El escepticismo es solo signo de inmadurez intelectual y el prejuicio no es una actitud propia de un investigador. Lo correcto es la curiosidad investigativa, la duda razonable, el acercamiento honesto al objeto de conocimiento.

En la tradición védica se dice que estos objetos funcionan mejor cuando se escogen de acuerdo a la carta natal de la persona y esa ha sido nuestra experiencia. Por lo tanto invitamos a nuestros lectores que se den la oportunidad de explorar estas áreas del conocimiento antiguo y disfrutar de sus beneficios. Un talismán (del griego telesma) es una objeto por lo general una piedra preciosa o semipreciosa que tiene la capacidad de completar, acompañar y proteger del mal a quien lo porta.


El autor es sicólogo y astrólogo hace más de 30 años. Es fundador del Instituto de Astrocosmos, la primera escuela de investigación y enseñanza de Astrología en Puerto Rico. Fue educado en la Astrología Védica por el maestroDr. Krishna Bhat, un yogui y doctor en Física, Astrofísica y Astrología Clásica Védica. La Astrología Védica es la astrología practicada en la India, y se remonta a hace más de 5 mil años. Actualmente, dicta charlas  y seminarios en Estados Unidos, América Latina y Puerto Rico. Además, realiza consultas astrológicas por cita previa. Para información, accede a  www.josengarcia.com en la Internet o llama al 787-378-2986.


💬Ver 0 comentarios