Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cierran las calles. Empiezan con la famosa 6th Street, la calle de las barras, en Downtown. Poco a poco, durante la semana, el tránsito humano reemplaza el tráfico de carros por casi todo el sur de Austin, Texas. Y se desparrama la música. Baja por South Congress, cruza los puentes y se insinúa por South Lamar, la escuchas aunque no te lo propongas, aunque no estés viendo en el show.

Austin, la autoproclamada Capital Mundial de la Música en Vivo tiene su máxima expresión durante su festival de música más grande y famoso: South by Southwest (SXSW, http://sxsw.com/) en marzo. La ciudad entera se convierte en una mezcla de las Fiestas de la Calle San Sebastián y el Hiram Bithorn en pleno concierto.

Pero SXSW no es el único gran festival de música que tiene su sede en esta ciudad tejana. Ahora en el otoño pasarán por la ciudad dos mega festivales: el Austin City Limits y el Fun Fun Fun Fest, con artistas como Muse, M.I.A., Devo y Deadmau5 tomando la tarima durante dos fines de semana junto a decenas de bandas independientes y locales que vienen a Austin a ser descubiertos. 

Austin City Limits
A nivel de Bonnaroo, Lollpalooza y Cochella, el festival Austin City Limits (ACL) es uno de lo más importantes y más grandes en Estados Unidos. Por tres días, Zilker Park se llena con más de 65,000 personas que van a ver unas 130 bandas en ocho tarimas. Este año entre los artistas de cartelera están Gogol Bordello, The Strokes, Norah Jones, Spoon, The Eagles, Phish y The Flaming Lips. Además de música, algunos de los mejores restaurantes de Austin abren quioscos de comida y alcohol en el parque. Como parte del festival también promueven artesanías y curiosidades locales en el SoCo Art Market.

Para entrar hay que tener un pase o boletos del día. Por la noche, ACL ofrece una serie de 'aftershows' en locales por la ciudad donde tocarán algunos de los artistas del festival. Este año ACL será este fin de semana próximo -del 8 a 10- de octubre. Para más información visita el sitio del festival: http://www.aclfestival.com. 

Fun Fun Fest
Un mes más tarde, del 6 al 9 de noviembre, viene a Waterloo Park el Fun Fun Fun Fest (FFF). En su quinto año, tiene cuatro tarimas principales tocando punk, indie rock, hip hop/ DJ y comedia. Weird Al Yankovich abrirá la serie de conciertos que además tiene en cartelera a Deerhunter, Pharahoe Monch, MGMT, Devo y Os Mutantes. Pero más que las bandas y los artistas conocidos, FFF se creó para lucir talento en música y comedia que está empezando y que brillan por su calidad más que por su fama. Es mucho más económico que ACL y SXSW y con un ambiente mucho más relajado y joven. Para información visite: http://www.funfunfunfest.com

Más música
Fuera de los festivales es posible escuchar música en vivo de cualquier género -rock, country, jazz, independiente- por $3 a $5 cualquier día de la semana.

La mayoría de los locales se encuentran en Downtown Austin y el Warehouse District, o por las carreteras principales: South Congress, South Lamar y 1st Street. Para rock los sitios más populares son The Continental Club, el llamado “Grandaddy” de los locales en vivo que existe desde 1955, Threadgill’s, una barra y restaurante donde una vez fue el Armadillo World Headquarters, y Austin Music Hall, sala de conciertos y barra donde tocan bandas a nivel de los Pixies y Paul Oakenfold.

Pero vale la pena experimentar la música sureña de Austin para tener la verdadera experiencia tejana. The Broken Spoke en South Lamar toca música 'country' y 'bluegrass'. La decoración se inspira en las barras de las viejas películas de vaqueros, todo en madera, botas de cuero, junto a fotos de rodeos y cantantes famosos de 'country' como Willie Nelson y Joe Ely que han pasado por el local. Los hombres vienen vestidos en botas y sombreros de vaquero y bailan “square dancing” con mujeres flacas, bronceadas y rubias. La noche que fui tocaba una banda 'bluegrass' con buena energía y buen sonido. Pero por ver ambiente surrealista y ver vaqueros bailando, valió la pena pagar los $4 de la entrada.

Para música latina hay que ir a Ruta Maya International Headquarters donde todos los miércoles tienen Noche Cubana. Con la compra de una bebida o un café puedes coger una clase de salsa gratis. La imparte una mujer británica con un sentido del humor bastante negro . Después de la clase tocan bandas de salsa y con entrada de $5 te puedes quedar bailando hasta las tantas. Este recorrido es menos del 1% del ofertorio musical de Austin. Lo más sencillo es escoger una calle, caminar y escuchar la música saliendo de los diferentes locales. Si te gusta lo que escuchas... pues entra.


💬Ver 0 comentarios