POLICÍAS EN UNA CALLE EN GUATEMALA (horizontal-x3)
La joven está bajo protección policial. (EFE)

GUATEMALA -  Una activista costarricense de 23 años que llegó a Guatemala para solidarizarse con las familias de las niñas que murieron calcinadas en un hogar estatal en marzo pasado, fue secuestrada, torturada y abusada, confirmó hoy la Fiscalía General.

Según aclaró esta oficina, la joven habría sido secuestrada la noche del martes por varios hombres en el centro de la capital guatemalteca y apareció la mañana de hoy en un hospital en el departamento de Cobán, Alta Verapaz, a 136 millas al norte de Ciudad de Guatemala.

La joven, cuya identidad ha sido resguardada a solicitud de su familia, está bajo protección policial, dijo Yesenia Ordoñez, directora de comunicación de la Fiscalía General. “Es un caso muy complicado y la fiscalía de la mujer ya lo está investigando”, precisó Ordoñez.

La página oficial en Facebook de la organización “Ni una Menos Costa Rica”, pidió no compartir el nombre ni fotografías de la víctima.

La activista habría llegado en días recientes a Guatemala para solidarizarse con familiares de las 41 niñas fallecidas y 15 heridas que dejó un incendio provocado en el Hogar estatal Virgen de la Asunción, ocurrido el 8 de marzo pasado.

En el lugar, las menores estaban bajo el resguardo del Estado. Un día previo al inicio del fuego, las jóvenes habían intentado fugarse del lugar denunciando ser víctimas de abusos sexuales y físicos.

Por este caso, el exsecretario de Bienestar Social, Carlos Rodas; la exsubsecretaria, Anahí Keller, y el director del Hogar, Santos Torres, están en prisión.

Hoy, una sala de apelaciones revocó las medidas sustitutivas de prisión que habían sido otorgadas a favor de los procesados pero que no se habían ejecutado por estar en proceso.


💬Ver 0 comentarios