En la comunicación registrada por los investigadores federales, Fontanes Olivo supuestamente amenazó con suicidarse si prosperaba alguna acusación en su contra. 

Su mandato ha estado salpicado por controversias de índole ambiental, además de un cruento episodio en que un contratista lanzó mascotas recogidas en Barceloneta desde un puente en Vega Baja.