Collin O’ Mara

Tribuna Invitada

Por Collin O’ Mara
💬 0

Caño Tiburones: de vertedero a destino turístico

El Caño Tiburones es una reserva natural de clase mundial que merece ser conservada. Días atrás tuve la oportunidad de visitar varios sectores de este humedal cuando me encontraba en el área local para reunirme con mi afiliado territorial de la Federación Nacional de Vida Silvestre, Sociedad Ornitológica Puertorriqueña, Inc. (SOPI). He tenido la oportunidad de ver algunos de los lugares más espectaculares del mundo, y quedé sumamente impresionado por la belleza natural y biodiversidad del humedal.

Desde el punto de vista ambiental, el Caño Tiburones es un hábitat importante para la vida silvestre a nivel mundial. Es ecológicamente tan significativo como el magnífico Bosque Nacional El Yunque, y el famoso Refugio Nacional de Vida Silvestre de Cabo Rojo.

El humedal de 7,000 acres, rodeado por el Rio Grande de Arecibo y el Rio Grande de Manatí, ofrece una diversidad increíble de vida silvestre que incluye más de 200 diferentes especies de aves y 40 tipos de peces, apoyado por su combinación exclusiva de agua dulce, agua salada y hábitats salobres. En mi visita, además de abundantes garzas, garcetas, fochas y cigüeñuelas, vi dos impresionantes patos silbantes de las Indias Occidentales, un pájaro bobo puertorriqueño, un víreo puertorriqueño, un precioso cangrejo azul y docenas de otras especies. El lugar podría ser de un valor educativo sin igual para estudiantes e investigadores.

Desde la perspectiva económica, el Caño Tiburones podría generar millones de dólares en actividad económica relacionada al turismo, especialmente con entusiastas de actividades al aire libre interesados en dar paseos en kayak, la pesca, y en observar la vida silvestre; además de realizar sus compras en tiendas locales, restaurantes, hoteles, y en tiendas de accesorios y ropa para actividades al aire libre. El mismo proveería un hábitat que es cada vez más raro en el mundo, lo que estimularía a que el lugar sea uno de los destinos de más demanda a nivel internacional.

El Caño Tiburones también ayuda a mejorar la tolerancia al norte de Puerto Rico contra impactos climáticos, así como tormentas peligrosas y aumentos en el nivel del mar. Los miles de acres de humedales proveen la capacidad de almacenamiento de miles de millones de galones de agua que ayudarían a mantener las comunidades seguras de estas posibles amenazas.

El Caño Tiburones es una posesión de la cual todos los puertorriqueños deben sentirse orgullosos y de la misma manera deben exigir su protección; aun así, mucha gente no se da cuenta de su importancia y otros continúan pensando en él, meramente, como un vertedero. Peor aún, otros han propuesto facilidades como incineradores de desperdicios (un proyecto que requeriría de millones de galones de agua y el cual debe ser cambiado de lugar o cancelado) que no deberían establecerse en un área tan inmaculada. Los abusos en esta área han aumentado la contaminación y degradado un hábitat de mucha importancia. Debemos unirnos con el fin de preservar el Caño Tiburones para beneficio económico y ambiental de ésta y las próximas generaciones.

Afortunadamente, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico está de acuerdo. En 1998 la Asamblea votó abrumadoramente para aprobar la Ley Pública 314 de Política Para Humedales, la cual ordenaba que el Caño Tiburones fuera restaurado y protegido. Sin embargo, ese mismo año, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y la Junta de Planificación fallaron en la protección de esta área en su totalidad, según lo había establecido la Asamblea, y solo designaron un 50% del Caño Tiburones como Reserva Natural con la otra mitad del humedal administrado por la Autoridad de Tierras. Este error del pasado debemos corregirlo.

La pregunta fundamental es: si la Reserva Natural debería extenderse para incluir las restantes áreas no protegidas del Caño Tiburones. Consideramos que esto es mandatorio debido a su importancia ecológica y el potencial de turismo. Esto no quiere decir que la agricultura existente se vería afectada. La agricultura y ganadería podrían ser integradas a un plan de manejo del área, el cual permitiría que estas actividades tradicionales de bajo impacto continúen. No obstante, se deben prohibir otras actividades como el alto desarrollo industrial, la contaminación y tirar basura. Estamos listos para ayudar a asegurar que todos los usuarios en la actualidad se beneficien de un plan de manejo.

Yo viajo por toda América y alrededor del mundo y puedo decir, sin temor a equivocarme, que el Caño Tiburones es un tesoro natural de importancia a nivel internacional, el cual puede servir de gran atracción para visitantes. Muchas comunidades desearían poseer un beneficio como éste.

Al proteger hoy el Caño Tiburones, Puerto Rico fortalece su economía, cuida más de su ambiente y mejora el poder de adaptación en las comunidades. Las futuras generaciones de puertorriqueños y visitantes nos darán las gracias por tomar acción al respecto.

💬Ver 0 comentarios