Luis Gutiérrez

Tribuna invitada

Por Luis Gutiérrez
💬 0

El Congreso jamás concederá la estadidad

No todos los estadistas son anti colonialistas, aunque digan lo contrario.  Me temo que hay muchos que si supieran que la estadidad es imposible optarían por el colonialismo.  Son de la categoría de los pro americanos anti – independentistas.  No hay que olvidar que el colonialismo es una enfermedad insidiosa que penetra hasta el tuétano de los huesos.

Sólo así se explica la diatriba del señor Andrés Guillermard contra este servidor en una columna de este diario publicada el jueves.  Lejos de felicitarme – como lo haría un auténtico anticolonialista – por haber radicado el proyecto de ley en virtud del cual el Congreso de los EEUU le daría a escoger a los puertorriqueños entre las alternativas soberanas de independencia o libre asociación, descargando así la obligación descolonizadora que le impone la Resolución 1514 (XV) de Naciones Unidas a los Estados Unidos, Guillermard prefiere el insulto y la descalificación personal.

Todos sabemos que por razón de la condición colonial de Puerto Rico le corresponde al Congreso la autoridad y la responsabilidad de resolver la condición de inferioridad política de Puerto Rico conforme al derecho internacional y, hasta donde sea posible salvaguardando los intereses soberanos de los Estados Unidos, de conformidad con la voluntad de los puertorriqueños.

Yo estoy convencido que la estadidad sería detrimental tanto para Puerto Rico como para los Estados Unidos, y no le adjudico posibilidad alguna al proyecto presentado por la Comisionada Residente, Jennifer González, que pretender lograr el apoyo del Congreso para la estadidad.  Si nos sentamos a esperar que el Congreso admita a Puerto Rico como estado, sin embargo, estaríamos condenando al Pueblo de Puerto Rico a un limbo colonial interminable.  Nuestra prioridad tiene que ser traer el tema de la descolonización de Puerto Rico a la atención del Congreso y forzarlo para que lo enfrente.

El proyecto que yo radiqué provee un curso de acción alterno y descolonizador que va dirigido a generar debate y discusión en el Congreso sobre el tema colonial de Puerto Rico, y a proveer una ruta de disposición del territorio particularmente para aquella mayoría de congresistas que no favorecen – ni favorecerán – la anexión de una nación latinoamericana como un estado de la unión.  El convertirse en un país multinacional es inconcebible para unos Estados Unidos que apenas logran a estas alturas respetar siquiera la diversidad cultural, étnica, y lingüística de sus comunidades inmigrantes, por no decir su propia población afro-americana e indígena.

La anexión es, por lo tanto, una alternativa descartada en los Estados Unidos.  Nuestro verdadero enemigo es la indiferencia, el inmovilismo y la persistencia del colonialismo.  Es esto lo que intento combatir con mi iniciativa legislativa.  Allá la Comisionada Residente que siga tocando en la puerta de la casa donde nunca habrán de abrirle, pero arreciemos la presión sobre el Congreso con el reclamo de nuestra soberanía nacional propia.  Después de todo, la estadidad no es un derecho mientras que la descolonización sí lo es.  

Invito al señor Guillemard a ponerle fecha a su paciencia con un Congreso que jamás concederá la estadidad.  Si realmente repudia y aborrece el colonialismo lo esperamos en las filas de los que exigimos la liberación nacional de Puerto Rico desde donde quiera en el mundo en que nos haya tocado vivir.

Otras columnas de Luis Gutiérrez

miércoles, 18 de enero de 2017

Una victoria internacional

El congresista Luis Gutiérrez celebra el indulto del presidente Obama al prisionero político boricua Oscar López luego de una longeva lucha.

💬Ver 0 comentarios