Realidad y ficción épica en la pantalla grande (horizontal-x3)
El eje central del filme es el actor Charlie Hunnam como el “Rey Arturo”. En el filme, Arturo se gana la vida peleando y robando en las calles hasta que encuentra su poderosa espada. (Suministrada)

Para “King Arthur The Legend of the Sword”, largometraje de Warner Brothers que estrena hoy en Puerto Rico, el director Guy Ritchie (“Snatch”, “The Man from UNCLE”) opta por la misma estrategia que utilizó para reinventar a Sherlock Holmes para una nueva generación: retener los valores universales del personaje y echar a un lado toda la mitología irónica que le dio fama.

Considerando que esta no es la primera vez que la leyenda del Rey Arturo llega a la pantalla grande, y que la mayoría de las veces que ha sido dramatizada, no puede escapar las trabas del triángulo amoroso con Guinevere y Lancelot, la versión de Ritchie carga con una energía fresca y entretenida

Como cineasta, Ritchie se ha distinguido por filtrar todo a través de una energía masculina atrevida y un poco vulgar, algo que repite en este filme y resulta ser extremadamente efectivo. En esta versión de la historia “Arturo” (Charlie Hunnam) no tiene memoria de su sangre real y se ha criado en un burdel. Este es un personaje que ha aprendido todas sus lecciones de vida acompañado de golpes y formas inesperadas para poder sobrevivir, De joven adulto, el protagonista se ha posicionado como el “gángster” principal de su aldea, protegiendo los intereses de las mujeres que lo criaron con la ayuda de su ganga y guardando dinero para un futuro lujoso lejos de las calles que los vieron crecer.

Todo esto es interrumpido por las maquinaciones de poder de su tío, el “Rey Vortigen” (Jude Law) quien vive bajo la paranoia de que el heredero del hermano que asesinó, eventualmente saque la legendaria espada de la piedra. Esto empuja al protagonista a una cita con su destino.

La forma más fácil de describir esta versión de la historia del “Rey Arturo” es “Snatch” con armaduras, espadas y criaturas fantásticas. Aunque esto tiene algo de cierto, la realidad del caso es que este filme no tiene la inteligencia cómica de la segunda película de la filmografía de Ritchie. Afortunadamente esto no es un problema. Esta “King Arthur” ha sido concebida con un híbrido entre una película de acción y fantasía y en ese contexto el espíritu irreverente de Ritchie logra que la película funcione a las mil maravillas. Su mejor cualidad como director en esta producción es la inyección de urgencia y de ritmo que trae el estilo de edición.

El otro gran recurso es la habilidad que tiene el cineasta para seleccionar actores que pueden compensar el que están trabajando con personajes que no van a ser desarrollados a profundidad. Este aplica al caballero interpretado por Djimon Hounsou, la hechicera de Astrid Berges- Frisbey y al Rey antagónico y traicionero de Jude Law. Cada uno de estos actores logran colar matices que el filme no explora pero que aparentan darle más carne dramática a esta versión de la historia.

Aún así, el eje central de la producción es Charlie Hunnam en el rol titular. El actor no opta por los despliegues de carisma que logran que una interpretación pueda ser señalada como el momento que se convirtió en estrella. Hunnam canaliza un poco de la inocencia corrupta que caracterizó la interpretación de Leonardo DiCaprio en“ The Wolf of Wall Street” y logra que la etiqueta de héroe nunca deje de ser carismática y entretenida.

Resulta bien probable que “King Arthur The Legend of the Sword” no sea la propuesta más épica o memorable de esta temporada de verano, pero la creatividad distintiva de Guy Ritchie y su elenco dictan que esta es una aventura que merece ser vista en la pantalla grande.


💬Ver 0 comentarios