Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cerveza sour (vertical-x1)
Cerveza del estilo Gueuze.

Existe un estilo de cerveza artesanal que se insinúa poco a poco en el mercado puertorriqueño, casi desapercibido. No tiene nada en común con las amargas y florales IPA ni con las chocolatosas stouts teñidas de café, y domina fácilmente al cotidiano lager… pero tiene algo que intriga, reta y hace que el que la pruebe quiera repetir la experiencia. Vienen en botellas grandes, corchadas y con nombres llamativos que delatan su origen europeo.

Las cervezas agrias, o “sour” como se les conoce, se encuentran en pleno “boom” en Estados Unidos y no tardaron en cruzar el charco. Muchas tienen origen en países con antiguas tradiciones cerveceras como Bélgica y Alemania, aunque los americanos experimentan con sus propias versiones más intensas y creativas.

En Puerto Rico, las cervezas “sour” todavía son difíciles de conseguir, son costosas y la selección se encuentra sumamente limitada.

“Los tomadores de las cervezas sour son un pequeño grupo de aficionados que han conocido el estilo mediante viajes a Estados Unidos o a Europa”, resalta Carlos Delpín, presidente de Craft Beer Distributors.

“Traemos varios ejemplos de este estilo para satisfacer a una pequeña población de los amantes de las cervezas artesanales en Puerto Rico que quieren aprender sobre este estilo de cervezas”, agrega.

“Es un estilo que gusta, un estilo curioso. El aroma, sabor, color, botella… Es una experiencia diferente a lo que uno acostumbra y definitivamente repite”, indicó por su lado Gustavo Franceschini, fundador de Craft Beer Puerto Rico, un blog que reseña el creciente mercado de cervezas artesanales en la Isla.

Las cervezas “sour” no son un solo estilo, sino que agrupan diferentes tipos de cerveza, que incluyen la Lambic, Berliner Weiss, Gose, Flanders Red Ale y Flanders Brown Ale, Oud Bruin y el estilo americano, American Wild Ale. Ninguno se parece y ninguna sour va saber cómo las otras aunque tienen en común el sabor agrio intenso.

“Piensa en ‘shock tarts’, los dulces agrios”, elabora Franceschini. “Puede ser (un sabor parecido a) manzana verde, vinagre balsámico, un agrio salado, agridulce. Un agrio que no es necesariamente fruta”.

Estos sabores surgen cuando la cerveza entra en contacto con bacterias o levaduras “salvajes” –las más comunes siendo Lactobacillus, Brettanomyces, y Pediococcus- durante el proceso de fermentación. Luego pueden pasar entre uno a tres años madurando, por lo general en barriles de vino u otros licores, a veces con frutas agrias integradas, como cerezas, y el resultado es impredecible.

Esto va totalmente en contra de cómo normalmente se elabora una cerveza y para las mismas cerveceras crear este estilo es un riesgo.

“Se puede perder la cerveza en el tiempo de elaboración”, asegura Franceschini. “Perfeccionar ese estilo toma tiempo. Y, además, el tiempo que toma la producción le quita al tiempo que la cerveza puede estar en el mercado. Un ale se elabora y en poco tiempo ya está en la calle. Las sour pueden tardar años entre que se elaboran y que la gente la pueda comprar”.

Para los curiosos que quieren experimentar con este estilo, parte de la experiencia es la búsqueda. Barras y tiendas especializadas en cervezas artesanales como Taberna Lúpulo, Taberna Boricua, The Beer Boxx, The House, Aibonito Beer Garden, Downtown, entre otros, ofrecen estos estilos cuando están disponibles.

“No tenemos un portfolio de cervezas sour estable. Traemos esporádicamente las que conseguimos de buenos suplidores americanos y europeos”, explica Delpín.

Parte de lo que limita su expansión, además de que las cervecerías que se especializan en este estilo son muy pequeñas, es la falta de conocimiento sobre este tipo de cerveza.

“El mercado de cervezas artesanales en Puerto Rico está todavía comenzando. Es nuestra opinión que falta mucho tiempo y mucho aprendizaje para que las cervezas sour se conviertan en un sector comercialmente relevante”, añade el distribuidor.

Sin embargo, ya la semilla está sembrada y aunque microscópico, para los amantes de la cerveza que quieren diversificar su paladar es la nueva frontera.

Guía de estilos de cervezas sour:

(Fuente: BeerAdvocate)

Lambic: estilo belga, es una cerveza elaborada con fruta. No todos los ejemplares de este estilo son agrios. Dentro de este estilo se encuentra las Gueuze, que combinan cervezas lambics jóvenes y viejas, esta mezcla después es añejada por 2 a 3 años para desarrollar el sabor agrio intenso. En Puerto Rico se puede conseguir usualmente la St. Louis Gueuze Fond Tradition.

Berliner Weissbier: estilo alemán, elaborado con trigo y levadura “top-fermenting” combinada con lactobacillus. Sabor acídico, cítrico, agrio y refrescante con bajo contenido de alcohol.

Gose: estilo alemán, una cerveza de trigo sin filtrar, utiliza trigo malteado y se le incorporan semillas de cilantro (coriander) y sal.

Flanders Red Ale: estilo belga, se caracteriza por su color rojizo y sabor frutoso y agrio creado durante un añejo de 2 años en barriles de cedro.

Flanders Brown Ale: estilo belga, tiene un sabor más agridulce, con notas de caramelo y frutas oscuras.

Oud Bruin: estilo belga, color marrón oscuro, el sabor tiende a variar, puede ser más parecido al vinagre o más picante y dulce. En ocasiones tiene sabor a madera. Es un estilo que combina cervezas nuevas y viejas, al igual que el Lambic. En Puerto Rico se consigue la Petrus Oud Bruin.

American Wild Ale: estilo americano, tiene influencia belga, hace mayor uso de las bacterias Brettanomyces, Pediococcus o Lactobacillus, y tiene la mayor variedad de sabores, usualmente intensos, no siempre placenteros.


💬Ver 0 comentarios