Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Muchas personas sufren de olvidos debido a falta de concentración, distracciones cotidianas u otras causas. (Archivo)

Si tienes entre 55 a 85 años y estás experimentando el tipo de pérdida de memoria característico de la primera etapa del Alzheimer podrías ser candidato para probar un medicamento que busca retrasar o detener los efectos de la enfermedad.

El estudio Amaranth se realiza hace un año en Estados Unidos y otras partes del mundo con una muestra de más de 2,200 personas. En la Isla, la investigación clínica está a cargo del doctor en psiquiatría Michel Woodbury Fariña, quien se encuentra en el proceso de reclutar voluntarios.

Los candidatos deben haber experimentado un cambio gradual y progresivo en la memoria a lo largo de más de seis meses, tener entre 55 a 85 años, tener un diagnóstico de Alzheimer leve o deterioro cognoscitivo leve y contar con un amigo, cuidador o pariente que pueda servir de acompañante durante los dos años que dura el proceso de prueba.

Un equipo médico formado por diferentes profesionales de la salud determinará si la pérdida de memoria está relacionada al Alzheimer, pues no siempre es así. Muchas personas sufren de olvidos debido a falta de concentración, distracciones cotidianas u otras causas. Y estas no pueden participar de la investigación.

Woodbury ofrece varios ejemplos que ayudan a entender en qué se diferencian las fluctuaciones en la memoria del comportamiento típico en la etapa temprana del Alzheimer. 

“Es bien común ir a la cocina y no recordar qué fuimos a buscar. Después uno recuerda que fue a buscar pan.  Pero el paciente de Alzheimer va a la cocina y termina en el baño. El pensamiento del pan, lo borra, desaparece”, explica el psiquiatra.

Otra cosa que ocurre comúnmente al inicio de la enfermedad es no recordar cómo llegar a lugares conocidos, olvidar cómo preparar una comida que se hacía rutinariamente y comenzar a repetir las cosas o perder por completo el recuerdo o la referencia de algo que te dijeron recientemente. 

El Alzheimer también afecta la memoria de trabajo. Este es el tipo de memoria utilizada para hacer cosas como deletrear una palabra al revés o   mantener patrones tan cotidianos como los realizados al ir al baño, cuando uno se baja el pantalón, se asea. baja la cadena del inodoro y vuelve a ponerse la pieza de ropa.

La desorientación también se refleja en el olvido total de las fechas.    

“Los pacientes de Alzheimer empiezan a desorientarse.  A cierta edad, si uno no está trabajando, puede olvidar qué día es pero todo el mundo sabe si estamos en octubre o noviembre. Estas personas comienzan a olvidarlo”, destacó el médico.

Además de compartir ciertos tipos de olvidos, los pacientes de   Alzheimer tienen en común una acumulación de la proteína llamada amiloide.   “Amiloide es una proteína basura. Se supone que cuando uno duerme el cerebro se encoja y la bote”, indica Woodbury, al destacar que esto explica por qué dormir mal es un factorde riesgo para la enfermedad.

El proceso

El medicamento a prueba (todavía no tiene nombre) busca eliminar o disminuir notablemente el conteo de los amiloides.  A los pacientes interesados en formar parte del estudio se les practica una prueba para determinar sus niveles de esta proteína. La misma consiste en tomar una muestra del líquido cefalorraquídeo a través de una inyección lumbar, ya que los líquidos del cerebro viajan en el cuerpo y se encuentra en el cordón espinal.

Si cumplen con los requisitos, los participantes del estudio estarán aproximadamente dos años bajo tratamiento, tomando una pastilla diariamente.  

Woodbury explica que el medicamento bajo investigación se encuentra en tercera fase. Esto quiere decir que ya se confirmó que es seguro para el consumo humano (fase I), se identificó la dosis adecuada para obtener resultados aceptables en una población pequeña (fase 2) y ahora se administrará a miles de personas.

Hasta la fecha, las medicinas para el Alzheimer se han probado en etapas más avanzadas con resultados favorables a corto plazo en algunas personas. 

“Los investigadores están tratando de encontrar un tratamiento que pueda retrasar o detener el proceso de la enfermedad en las personas con Alzheimer para preservar la memoria y el funcionamiento mental”, destaca el folleto informativo del estudio Amaranth.

Prevalencia y factores de riesgo

La enfermedad de Alzheimer afecta a 1 de cada 1,400 personas de 40 a 64 años. A 1 de cada 100 personas de 65 a 69 años. A 1 de cada 25 personas de 70a 79 años y a 1 de cada seis personas de 80 años de edad.

Se sabe que el estrés crónico, las toxinas ambientales, la pobre nutrición y los hábitos de beber alcohol y fumar pueden estar asociados al Alzheimer. También hay personas que tienen un riesgo natural para tener este tipo de demencia, especialmente si tiene historial familiar, la probabilidad aumenta en un 50%.

Para participar debe:

Tener entre 55 a 85 años de edad.

Haber tenido un cambio gradual y progresivo en la memoria a lo largo de más de seis meses (el equipo evaluará si eso se debe a enfermedad de Alzheimer).

Tener un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer leve o deterioro cognoscitivo leve.

Tener un amigo, pariente o cuidador que desee ser su acompañante a lo largo del estudio.

Para más información llama a la oficina del Dr. Michel A. Woodbury Fariña (787-754-0872)


💬Ver 0 comentarios