Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Si quieres comprobar los poderes de este alimento inclúyelo en tu dieta. (GFR Media)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de este vegetal como un alimento muy poderoso para prevenir el cáncer y mejorar el bienestar de las personas, esto según el sitio mejorconsalud.com.

Además, los continuos estudios que se realizan sobre sus propiedades no dejan de sorprender y se recomienda consumirlo de forma equilibrada, combinándolo con alimentos que potencien aún más sus virtudes como, por ejemplo, el jugo de limón y el ajo.

Según el sitio mejorconsalud.com, todo esto ayuda además a proteger frente al cáncer de hígado.

Si quieres comprobar los poderes de este alimento inclúyelo en tu dieta, y para que sepas en que te puede ayudar a continuación te explicamos.

Es un buen protector frente al cáncer de hígado y cuando se compre se debe adquirir aquel de intenso color verde, ya que estos pigmentos naturales o carotenoides tan característicos ya son un indicador del gran número de vitaminas y antioxidantes que contiene. Por ello, se debe evitar siempre los que tengan una coloración marrón o amarillenta, porque entonces, se perderá gran parte de sus beneficios, en especial para proteger frente a posibles carcinomas hepáticos.

Este alimento tiene la capacidad de regular la absorción de grasas, a la vez que depura el tejido hepático gracias a su capacidad para filtrar determinados tóxicos y materiales pesados. También es rico en múltiples antioxidantes capaces de controlar radicales libres. Gracias a su riqueza en vitaminas E, B, A, K y C logra fortalecer las células hepáticas para que lleven a cabo sus funciones básicas de metabolización, obtención de energía y depuración.

Un dato interesante, y que en ocasiones se descuida, es la necesidad de consumir fibra. A pesar de ser un componente en la dieta que no ofrece ni nutrientes ni energía, lo que consigue por encima de todo es “arrastrar” productos nocivos y limpiar organismo.

El brócoli es muy rico en fibra y gracias a ello, limpia le colon e intestinos, quitándoles así mucha carga tóxica al propio hígado. Es algo esencial que no se debe olvidar.

Las personas que consumen brócoli entre dos y tres veces a la semana, logran controlar el nivel de grasa en su organismo. Se reduce el colesterol y baja el índice de masa corporal (siempre y cuando, claro está, lo acompañemos de una dieta adecuada), según explicación del sitio mejorconsalud.com.

La mejor forma de consumirlo, en primer lugar, es necesario hacer una recomendación: en caso de padecer hipotiroidismo no es aconsejable consumir brócoli en exceso. Este vegetal, al igual que la coliflor, el repollo o la col, del grupo de las crucíferas, contiene un tipo de compuestos que pueden bloquear la utilización y absorción del yodo, con lo que frenan la actividad de la glándula tiroidea”.

Si no se tiene problemas con el hipotiroidismo, lo más adecuado sería incluirlo entre dos y tres veces por semana de la siguiente forma:cocinarlo al vapor, de ese modo se conserva gran parte de sus propiedades. Una vez cocinado, se puede poner unos instantes al horno con unos ajos por encima y con un poco de aceite de oliva virgen extra.

Cuando lo vayas a servir, no dudes en añadirle también un poco de jugo de limón.

Estos tres ingredientes, el limón, el ajo y el aceite de oliva virgen extra, potencian aún más las propiedades naturales del brócoli, cuidan del hígado, y el sabor es sencillamente sensacional. 


💬Ver 0 comentarios