Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
“Si se pudiera empezar ahora, podría ser que tengamos un medicamento aprobado o cerca de aprobación para el momento en que se resuelvan las restricciones de comercio que existen hoy”, sostuvo Viso. (GFR Media)

¿Alguna vez oyó de la vacuna terapéutica para el cáncer del pulmón CimaVax EGT o de aquél para combatir la psoriasis de nombre Itolizumab?

Algún día, esos medicamentos podrían estar accesibles a pacientes estadounidenses e internacionales si Cuba y Puerto Rico forjaran una alianza que permita producir y distribuir a gran escala esos y otros fármacos desarrollados por la investigación científica cubana.

Mientras Cuba aportaría la fórmula que hace factible el medicamento y, por ende, devengaría ingresos para una economía que quiere crecer a razón de 7% anual, Puerto Rico podría ser la plataforma industrial, aportando al proceso cinco décadas de experiencia en la manufactura de medicamentos y dispositivos médicos -incluyendo 14 de los fármacos más vendidos en todo el mundo- siguiendo la rigurosidad que exige la Administración de Drogas y Alimentos estadounidense (FDA, en inglés).

El planteamiento lo hizo ayer Joaquín Viso, principal oficial ejecutivo de Grupo VL y fundador de la otrora Mova Pharmaceutical, durante el segundo día del foro Cuba: Inversión, Comercio y Garantías Financieras, y que organizó la empresa de inteligencia jurídica Microjuris.

Viso hizo claro que hacer negocios en o con Cuba es un tema de largo plazo y reconoció que algunos no querrán hacer negocios allá por temas de derechos humanos.

Pero según el empresario, el sector privado puertorriqueño, con apoyo de alguna entidad como el Fideicomiso de Ciencia y Tecnología podría hacer el análisis reglamentario.

“Si se pudiera empezar ahora, podría ser que tengamos un medicamento aprobado o cerca de aprobación para el momento en que se resuelvan las restricciones de comercio que existen hoy”, sostuvo Viso.

Viso, un pilar del sector industrial puertorriqueño, hizo claro que habrá que corroborar la efectividad de los descubrimientos que se alega ha hecho la medicina cubana y habrá que conocer la postura del gobierno cubano a una iniciativa de comercialización de sus fármacos para fines de exportación. Dijo, sin embargo, que la iniciativa podría ser muy beneficiosa a la economía cubana al ganar acceso al mercado estadounidense.

En el caso del medicamento para el cáncer CimaVax, el Centro de Inmunología Molecular de Cuba, que descubrió el fármaco, recién llegó a un acuerdo con el Roswell Park Cancer Institute, para que esa entidad solicite un permiso ante la FDA. Roswell tiene la expectativa de comenzar las pruebas clínicas de CimaVax tan pronto como en un año. Ello se habría dado en el contexto de una visita que hizo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, luego del anuncio de la Casa Blanca en torno al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

La abogada Yanet Souto, mediadora de la Corte de Arbitraje Comercial Internacional y del bufete de Servicios Especializados de Cuba, explicó que el estado de derecho cubano se rige por los principios para la protección de la propiedad intelectual y de intangibles para la producción industrial, lo que supondría garantías similares a las que se reciben otros países. Como resultado, existen remedios para impedir que un tercero utilice una marca registrada que no le pertenece.

Igual consideración aplicaría en el tema de patentes, donde la normativa global establece un derecho de exclusividad que ronda 20 años.


💬Ver 0 comentarios