Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

José Antonio Ocampo (semisquare-x3)
José Antonio Ocampo, economista. (Archivo/GFR)

La crisis económica y fiscal que experimenta Puerto Rico es una de las peores crisis contemporáneas de la historia que solo es superada por Grecia y que ha sido reconocida “demasiado tarde” por el gobierno, indicó este miércoles el economista José Antonio Ocampo.

Según el profesor de Práctica Profesional en Asuntos Internacionales y Públicos para la Universidad de Columbia, el tardío reconocimiento del gobierno puertorriqueño a la incapacidad de pagar la deuda pública y la tardía reacción del gobierno estadounidense han resultado en una década pérdida que no debe repetirse.

“El gobierno de Estados Unidos reaccionó casi 10 años después de que se había iniciado la crisis”, dijo Ocampo, al agregar que ello, ha condenado a Puerto Rico un ciclo de contracción que solo es comparable a la crisis del país helena.

En aras de evitar otra década pérdida, Ocampo, quien figura entre los economistas más influentes de América Latina, y el premio Nóbel de Economía, Joseph Stiglitz unirán esfuerzos con el Centro para Una Nueva Economía (CNE), organización de política pública que creará una comisión de crecimiento para Puerto Rico y que tendrá a su cargo trazar una hoja de ruta para el desarrollo económico de la Isla.

A juicio de Ocampo, dado que Puerto Rico no posee herramientas de política económica como sería modificar la tasa de cambio, el proyecto que impulsa el CNE dará prioridad instrumentos de política fiscal y económica que junto a las instituciones públicas, puedan “movilizar” al sector privado que finalmente hará las inversiones necesarias para contribuir al desarrollo económico de la Isla.

“Pensamos que este es el momento indicado para enfocarnos en el tema de desarrollo económico”, indicó el presidente del CNE, Miguel Soto-Class, al señalar que dado que el Congreso no atenderá el tema de desarrollo económico, ello hace imprescindible la creación de un grupo de trabajo que procure los intereses de Puerto Rico a largo plazo.

Según Soto-Class, la comisión tendrá representación del sector privado de Puerto Rico, de académicos puertorriqueños e internacionales, así como de representantes del lado laboral y del tercer sector. El grupo de trabajo tendrá como objetivo desarrollar una política industrial para el territorio estadounidense, lo que no es otra cosa que articular las políticas necesarias para fortalecer distintos sectores de la economía, incluyendo la manufactura.

Soto-Class indicó que el CNE ya circuló las cartas de invitación a las figuras que entiende deben conformar el grupo de trabajo y que este se anunciará “prontamente”.

De conformarse, la comisión de crecimiento que impulsa el CNE sería el primer esfuerzo de su tipo en la historia de Puerto Rico.

A diferencia de proyectos anteriores en Puerto Rico, que se centran sus trabajos en identificar incentivos o actividades particulares para impulsar ciertos sectores económicos, la comisión de crecimiento tendría una estructura y un objetivo más parecido a la Comisión para el Crecimiento y el Desarrollo del Banco Mundial, proyecto que presidió el Nóbel Michael Spence y que se centró en entender e identificar las políticas y estrategias que hacen factible el desarrollo sostenido y la reducción de la pobreza.

En ese sentido, el director de investigación del CNE, Deepak Lamba-Nieves, hizo una distinción entre el diseño de programas o iniciativas que se enfocan en aumentar la actividad económica y la conceptualización de una política industrial, donde no solo se presta atención a crecer la economía sino también a cómo distribuir esa producción entre los distintos integrantes de una sociedad.

A juicio de Soto-Class, la comisión -todavía en ciernes- surge en un momento de mayor “apertura” tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico hacia la necesidad de hacer cambios en la estructura económica e institucional de la Isla.

Soto-Class aceptó que para algunos la creación de un comité de trabajo suele interpretarse como “una manera de no hacer el trabajo”.

Sin embargo, Soto-Class indicó que en el caso del CNE, “la trayectoria demuestra que sí logramos los objetivos que nos ponemos por delante”.


💬Ver 0 comentarios