Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Sonia Sotomayor (horizontal-x3)
Como antesala a Animus, se celebró un conversatorio gratuito en el que se entrevistó a la jueza puertorriqueña del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Sonia Sotomayor. (Vanessa Serra Diaz)

Animus, la cumbre enfocada en la innovación de la mujer, se celebró ayer en el hotel Caribe Hilton con casa más que llena.

“Son más de 800 mujeres y el año pasado tuvimos 600”, expresó complacido el empresario Carlos Cobián, quien encabeza la organización de la cumbre  junto a su socia Lucienne Gigante. 

La masiva acogida al evento -que combina charlas de bienestar, empresarismo y testimonios de vida con oportunidades de conectar y mentoría- no fue sorpresiva. 

“Lo esperábamos porque el ‘feedback’ positivo el año pasado fue abrumador. La gente nos lo decía, que el evento provocó cambios, que hicieron grandes conexiones”, comentó Cobián.

Los organizadores destacaron que la diversidad se reflejó tanto del lado de la audiencia como en la tarima. 

“Tenemos estudiantes, ‘millennials’, ‘baby boomers’, hasta una mujer de 96 años que se sentó en primera fila, mujeres de todo tipo de profesión, nivel socioeconómico, empresarias, líderes de comunidades, cooperativistas confinadas”, enumeró Gigante. 

“Y de eso se trata, de cómo podemos unir y conectar a mujeres que tienen algo en común: quieren ser agentes de cambio”, acotó.

Para ello la agenda incluía varias oportunidades para conversar, cultivar las redes personales, además de que se podía separar espacio para mentoría individualizada. 

“Este año duplicamos la cantidad de mentores y como quiera los espacios estuvieron llenos todo el tiempo”, indicó Cobián.

A su vez, las presentadoras también aportaron experiencias desde sus muy distintas trayectorias y extracciones. “Tuvimos mujeres creativas, financieras, empresarias, juezas”, enumeró Cobian. 

La jornada comenzó con atención al bienestar con la instructora de yoga Chana Cohen y siete principios  de salud para las empresarias, a cargo de Jovanka Ciares. 

Además de ejecutivas y empresarias, la jueza presidenta del Tribunal Supremo Maité Oronoz y la asesora en ciencia y tecnología para el Departamento federal de Estado, Frances Colón, también figuraron entre las presentadoras.

Por la vena creativa, se destacó la escritora Mayra Santos Febres, quien habló de su incursión en el emprendimiento con el Festival de la Palabra.

Por su parte, Nathalie Molina, de raíces colombianas,   activista por la equidad y fundadora de BRAVA Investments, pintó una perspectiva femenina y efectiva para negociar con éxito, a la luz de lo que aconseja el ya clásico libro de William Ury, “Getting to Yes” .

 “El ‘no’ es una parte importante de la negociación, tanto como el ‘sí’”, planteó Molina. “Dejemos de negociar el ‘sí’ del otro y negociemos el éxito en nuestros términos”, fue su invitación a la audiencia. 

Antesala con Sotomayor

Como antesala a Animus, se celebró un conversatorio gratuito en el que Gigante entrevistó a la jueza puertorriqueña del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Sonia Sotomayor. 

“Esa conversación me cambió la vida”, manifestó Gigante. 

A su vez, Cobián destacó la apertura de la togada, quien respondió preguntas por un largo periodo y se movió entre el público para potenciar el contacto directo con la audiencia.  

Por su parte, Teruca Rullán, vicepresidenta senior de Comunicaciones de Banco Popular, tuvo a cargo el cierre. “Hoy trabajo más que hace 20 años. Estudio a diario y de manera constante. Pienso en mi próxima reinvención. Esto aplica también a la vida personal”, culminó entre sonoros aplausos.  


💬Ver 0 comentarios