Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La legislación crea además el “Fideicomiso para el Desarrollo del Centro Urbano de Río Piedras”. (GFR Media)

Legislación que devuelve los poderes que le fueron restados en el 2009 a los organismos comunitarios y universitarios de Río Piedras y que crea un Fideicomiso para el desarrollo del Centro Urbano de esta ciudad recibió amplio apoyo hoy del Municipio de San Juan, comerciantes del área, organizaciones de residentes y entidades universitarias.

El Proyecto de la Cámara 2689 crea la “Ley Especial para la Rehabilitación del Centro Urbano de Río Piedras”, enmienda la legislación original aprobada en el 1995 y elimina los cambios que se le introdujeron a esta última en el 2009, cuando la entonces administración de la Capital entró en controversia con los organismos representativos de la comunidad y la universidad.

“Luego de controversias públicas y de tirantez entre la Administración de entonces en el Municipio de San Juan y el liderato comunitario de Río Piedras, se legisló la Ley 39-2009 para otorgarle control al Municipio de San Juan sobre el Grupo Interagencial y el Cuerpo Consultivo contemplados en la Ley 75-1995”, sostiene la exposición de motivos del proyecto, que fue hoy objeto de audiencias públicas en la Comisión para el Desarrollo de la Región Metropolitana de la Cámara de Representantes, presidida por la representante Sonia I. Pacheco, autora de la medida.

“Es por esto, agrega el escrito, que en la actualidad debemos destacar y ampliar la participación ciudadana y reconocer el rol del organismo electo por los residentes, comerciantes y estudiantes de Río Piedras: la Junta Comunitaria. Para lograrlo es necesario revertir la Ley 39 y restablecer el rol protagónico de la comunidad y de la Universidad de Puerto Rico”.

La legislación define a Río Piedras como “aquella parte del Barrio legal de Río Piedras del Municipio de San Juan, compuesta por los sectores Centro Urbano, Capetillo, Buen Consejo, Venezuela, Santa Rita, García Ubarri, Blondet y Mora; que está limitada al Norte con el expreso Piñero y por el Sur, con el Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico; por el Oeste; con la avenida Muñoz Rivera, y por el Este, con la quebrada Juan Méndez y la avenida 65 de Infantería”. Se aclara que estos serán considerados como “límites generales”.

Redefine lo que es la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras, como la organización que agrupa los diferentes sectores que componen la comunidad del Centro Urbano de Río Piedras según definida, tales como residentes, organizaciones de base comunitaria, comerciantes, comerciantes de servicios profesionales, estudiantes, organizaciones de base de fe y organizaciones sin fines de lucro.

La faculta para velar por que el cumplimiento de las disposiciones del Plan de Desarrollo Integral y Rehabilitación para la Zona de Planificación Especial de Río Piedras y de las disposiciones de esta Ley de modo que se realicen bajo el modelo de participación ciudadana.

Define también a la organización Cauce (Centro de Acción Urbana, Comunitaria y Empresarial), como una unidad  administrativa del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, adscrita a la Oficina del Rector del Recinto con la misión de apoyar la rehabilitación física y social de la Zona Especial de Rehabilitación de Río Piedras mediante una integración plena del Recinto en su comunidad de entorno; una utilización efectiva de los recursos humanos e intelectuales del primer centro docente del país; el fomento de prácticas estudiantiles que promuevan el desarrollo cívico e intelectual de sus alumnos; el servicio de sus docentes, como uno de los fundamentos de la misión universitaria; y el estímulo de procesos participativos que fortalezcan  las capacidades y liderato de  los diversos sectores de la comunidad del centro urbano de Río Piedras.

“Esta Ley reconoce al Cauce como el ente en la Rectoría del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico que tendrá todas las facultades y recursos necesarios para fiscalizar y dar el seguimiento necesario a todas las agencias integrantes del Grupo de Trabajo Interagencial y Comunitario para Río Piedras, para que las disposiciones del Plan de Desarrollo Integral y Rehabilitación para la Zona de Planificación Especial de Río Piedras y de esta Ley se cumplan para beneficio de las comunidades que componen el Distrito de Planificación Especial”, dice el texto del proyecto.

La legislación crea además el “Fideicomiso para el Desarrollo del Centro Urbano de Río Piedras” con el propósito de hacer viable la provisión de recursos económicos para la obtención y rehabilitación de estructuras con fines residenciales, institucionales y comerciales en el Centro Urbano de Río Piedras, obras de mejoras capitales y proveer los recursos requeridos para su propia operación.

Dispone una asignación anual de $200,000 de parte del Municipio de San Juan para lograr los objetivos de este nuevo organismo.

En su ponencia el Municipio de San Juan apoyó la medida y la destacó como “un proceso verdaderamente colaborativo y participativo” de los residentes del centro urbano de Rio Piedras.

“Me encuentro ante ustedes para consignar el apoyo a la autogestión comunitaria que se conforma en esta nueva Ley y para afirmar nuestro endoso a la redefinición de los límites del Centro Urbano de Río Piedras para incluir la totalidad de Capetillo, Buen Consejo y Venezuela y apoyar además las estructuras creadas mediante esta ley”, sostuvo Ricardo Ramos, asesor de asuntos comunitarios del Municipio de San Juan, y que representó al mismo en las audiencias.

Apoyaron además la medida la Junta Comunitaria del Casco Urbano de Río Piedras, la organización Cauce, la entidad Pro Bono de la Escuela de Derecho de la UPR, la Oficina Gerencia de Permisos, el Comité Cultural de Río Piedras, los Comerciantes de la avenida Universidad y el Grupo de Residentes de la urbanización García Ubarri.


💬Ver 0 comentarios