Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Los congresistas Nydia Velázquez y Luis Gutiérrez participaron ayer de un foro sobre Vieques junto al científico Daniel Colón y Juan Dalmau. (David Villafañe)

 Los estudios que ha utilizado el gobierno de los Estados Unidos para sustentar su argumento de que no hay un vínculo entre las prácticas que realizó la Marina de Guerra de los Estados Unidos en Vieques y el riesgo a la salud de los viequenses no parten de una fuente confiable.

 Al menos así lo expresó ayer el científico puertorriqueño   Daniel Colón Ramos  durante un foro ambiental organizado por el Colectivo Cayo La Yayí en el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

“Vieques: Estado actual y perspectivas sobre la salud” fue el nombre del foro en el cual se discutió el impacto ambiental en la salud de los residentes de la Isla Municipio.

Según explicó Colón Ramos, a pesar de que la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR, por sus siglas en inglés) es la agencia federal responsable de salvaguardar la salud de los ciudadanos americanos ante problemas ambientales, esta depende de estudios externos para emitir sus conclusiones.

 Esto, dijo, ha provocado que la credibilidad de esta agencia no sea de la confianza de muchos, principalmente de conocedores del tema científico.

“El CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) ha dicho que a veces no hay data para  emitir recomendaciones y que rara vez recolecta su propia data”, comentó.

Según indicó el profesor de la Universidad de Yale, con relación a la situación de Vieques, el ATSDR ha utilizado  datos provistos por la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA). Este organismo, dijo,  también ha manifestado  que tampoco recolecta la data sino que depende de la provista por la Marina de Guerra de los Estados Unidos.

De acuerdo con Colón Ramos, la Marina a su vez depende de contratistas para emitir conclusiones sobre los efectos de su presencia durante 60 años en Vieques. Para ello, dijo, contrató a la compañía “CH2M Hill”, la cual describió como una compañía de consultoría, diseño, construcción y operaciones que tiene contratos millonarios con el Departamento de la Defensa de los Estados Unidos y que ha sido señalada por violaciones a la Ley federal de Agua Limpia, entre otras irregularidades.

El científico recalcó que es importante que se reconozca que en Vieques hay contaminación provocada por los bombardeos emitidos por la Marina y que el estado general de la salud de los viequenses es “deplorable”.

“El reto es “accountability”, quien es realmente responsable y qué se tiene que hacer”, advirtió.

Los congresistas  Nydia Velázquez  y  Luis Gutiérrez  también participaron del foro. Ambos enfatizaron que continúan luchando en el Congreso porque se le haga justicia a Vieques a través de la limpieza de los terrenos contaminados. Prometieron continuar ejerciendo presión a través de la recién creada Coalición de Funcionarios Electos Puertorriqueños.

“A mis 61 años, si me tienen que volver a privar de mi libertad por Vieques, cuenten conmigo”, dijo Gutiérrez, quien agradeció a la juventud por interesarse en el tema y continuar la lucha.

Velázquez, mientras tanto, admitió sentir coraje y frustración ante la falta de data confiable sobre los efectos de los bombardeos en Vieques. Prometió luchar por que se le provea a los viequenses los servicios médicos que necesitan.

Por su parte  Juan Dalmau, comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), comentó que a pesar de que la Marina ya salió de Vieques, aún falta trabajo por hacer. Recalcó que la segregación de los terrenos utilizados por la Marina no es una alternativa, ni tampoco su quema.


💬Ver 0 comentarios