El arzobispo de San Juan participará en la marcha del 1 de mayo (semisquare-x3)
González Nieves informó que se reunirán a partir de las 11:00 a.m. en los predios de la estación de la Universidad de Puerto Rico del Tren Urbano.

El arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González Nieves, y los obispos Ponce y Caguas, Rubén González Medina y Eusebio Ramos Morales, respectivamente, se unirán a la marcha convocada por diversos sectores del País para el lunes, 1 de mayo.

El anuncio fue realizado por González Nieves a través de una carta con el membrete del arzobispo dirigida a “todos los párrocos y/o administradores parroquiales de la Arquidiócesis de San Juan” y fechada el 28 de abril.

“Como un gesto de acompañamiento pastoral, los monseñores Rubén A. Gonzalez Medina, CMF, obispo de Ponce; el monseñor Eusebio Ramos Morales, obispo de Caguas y administrador Apostólico de la Diócesis Fajardo/Humacao; y este servidor, hemos decidido unirnos a la marcha del lunes, 1 de mayo, ya que nos parece que es importante una presencia de la Iglesia para realzar la paz y la no violencia en la actividad”, expone la carta.

El religioso añade que se reunirán a partir de las 11:00 a.m. en los predios de la estación de la Universidad de Puerto Rico del Tren Urbano. Desde allí partirán con una pancarta con la imagen de la Virgen de la Providencia con el siguiente mensaje: "Procuremos la unidad boricua mediante el dialogo, la verdad, la justicia, el perdón, la paz, el amor y la oración".

Critican la participación religiosa

Por su parte, el sacerdote Carlos Pérez Toro le envió una carta al arzobispo en la que señala que está “dolorosamente” sorprendido “por su participación ambigua en la marcha del 1 de mayo”.

Pérez, quien tiene un contrato como asesor con la representante penepé María Milagros Charbonier, criticó la presunta intervención “nula o casi nula” del arzobispo durante los cuatro años de la administración popular del exgobernador Alejandro García Padilla, en momentos en los que “estuvo atropellando derechos fundamentales de los creyentes, como la libertad religiosa, el derecho a los padres a educar a sus hijos conforme a sus valores, la imposición de ideologías que el papa Francisco ha catalogado “de imposición colonial”, como es la ideología de género.

El sacerdote y abogado también criticó que “en la última reunión del clero, usted despachó superficialmente que no concurre en la defensa de la familia y los valores ‘con los estilos fundamentalistas’. Curioso, ahora marcha con algunos, quienes secuestran, ponen candados de lugares de trabajo y mantienen un estilo confrontativo y violento”.

Pérez Toro, quien dice que su padre fue líder obrero, expone que el clero debería ser más prudente en la participación pública “sobre temas que no son blanco y negro”. Asimismo, expone “ningún obispo venezolano” se ha pronunciado sobre la situación en Venezuela, aunque –según su parecer- la “situación de injusticia es clara”.

Por último, al religioso menciona que le “sorprende” que en la carta hecha por algunos  Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP)  ni hubiera una “clara condena del secuestro y de la violencia de todos los actores han tenido sobre esto”.

“Como sacerdote tengo la obligación de manifestarle a usted mi preocupación sobre esta participación que considero imprudente, ambigua y que no contribuirá al clima de unidad que la iglesia está llamada a ser”, cierra su escrito.

El lunes, 1 de mayo, fecha en que se conmemora el Día Internacional del Trabajador, grupos sociales, sindicales y comunitarios -entre otros- han convocado a una marcha masiva para protestar por una serie de medidas, como la imposición de la Junta de Supervisión Fiscal, la aprobación de la llamada reforma laboral que redujo en muchas instancias derechos de los trabajadores del sector privado, la firma por parte del gobernador Ricardo Rosselló Nevares de la “Ley de Cumplimiento con el Plan Fiscal” que también rebaja los beneficios marginales de los empleados públicos y el propuesto recorte millonario a la Universidad de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios