Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

fumigación (horizontal-x3)
Un grupo de ciudadanos protestó ayer frente a las oficinas del CDC. (Alex Figueroa Cancel)

El próximo viernes no saldrá un avión para regar insecticida sobre el País. No obstante, esa posibilidad está latente en la medida que los contagios con el virus del zika siguen aumentando en Puerto Rico.

La decisión parecería estar entre fumigar desde el aire, con las amenazas a la salud y el ambiente que esto podría implicar, y proteger a la nueva generación de puertorriqueños por nacer, reduciendo el vector de esta enfermedad, que tiene un alto potencial de causar microcefalia y defectos severos en el cerebro de los fetos.

Este último riesgo aumenta cada día. Según cálculos del epidemiólogo y exsecretario de Salud, Johnny Rullán, el nivel de contagios en Puerto Rico ha llegado al punto que diariamente se infectan con zika alrededor de 5,000 personas.

“Se ha estado diciendo que el viernes se va a fumigar en Puerto Rico y eso no es cierto. Ahora, la fumigación aérea es algo que se está evaluando como una de las medidas para controlar la población de mosquitos”, dijo Julio Cádiz, subdirector de Epidemiología del Departamento de Salud.

“Puerto Rico aún no ha aceptado la fumigación aérea o el uso de un insecticida en específico. La decisión de fumigar desde el aire es del gobierno de Puerto Rico y el Departamento de Salud y no del CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU.”, dijo, por su parte, Tom Frieden, director del CDC en declaraciones escritas.

Aunque la decisión no ha sido tomada aún por el comité timón del gobierno para manejar el zika y La Fortaleza, el tiempo apremia. Estimados basados en el por ciento de donaciones de sangre que se han descartado por el zika proponen que hasta la primera semana de junio se habían infectado 180,657 personas con el virus, de las cuales 1,787 son mujeres en estado de gestación.

 

La mayoría de estos contagios pasan desapercibidos puesto que solo uno de cada cinco infectados desarrolla síntomas como salpullido, enrojecimiento de los ojos, dolor en las articulaciones y fiebre.

 Esta ausencia de síntomas en la gran mayoría de los infectados facilita la propagación del virus que además de ser transmitido por el mosquito Aedes Aegypti, se aloja en el semen por lo que puede ser transmitida a través del contacto sexual.

 Lo que se evalúa.  Cádiz explicó que en la actualidad lo que se evalúa es asperjar desde aviones con el insecticida Naled y el larvicida BTI. Ambos, aseguró, han sido probados como efectivos reduciendo la población de mosquitos, indicó.

  La asperjación no sería por todo el país sino en las áreas “calientes” donde hay una mayor proporción de contagios con zika. Entre los municipios con mayor proporción de casos, según el último informe del Departamento de Salud se encuentran Ponce, San Juan, Caguas, Bayamón y Carolina.

 “Si un insecticida o un larvicida se usa de la forma correcta, los riesgos a las personasy a la naturaleza son mínimos y en este caso, si se decide hacer, nos aseguraremos de que se tomarán medidas para que se use de forma correcta”, dijo el subdirector de epidemiología de Salud.

Del mismo modo, afirmó que la fumigación sería anticipada por anuncios al público y se ejecutaría de modo que se minimice el riesgo a otros animales como las abejas.

 “Para eso tendríamos también que pedir unos permisos. No es que la decisión vaya a salir esta semana o la próxima... Hay muchos factores que se están considerando, entre ellos el nivel de contagio”, dijo Cádiz.

Ayer un grupo de ciudadanos se reunió frente a las oficinas del CDC en San Juan para protestar contra la supuesta intención del gobierno federal de fumigar este viernes desde aviones con Naled, el cual describieron como un insecticida de amplio espectro, por lo que potencialmente puede matar a otros animales en el ambiente.

 El director del CDC, que desde hace meses ha estado activo en manejo del problema del zika en la Isla, se expresó en desacuerdo con esta noción. “El CDC reconoce la preocupación que ha sido expresada por algunos grupos sobre las formas de reducir los riesgos (del zika) incluyendo la fumigación aérea. Invitamos a los que tengan preguntas sobre la fumigación aérea a que busquen información de fuentes de información confiables. No hay nada experimental en esto”, dijo Frieden.

   Según el  funcionario federal, este tipo de asperjación se realiza rutinariamente en áreas como Miami y Tampa Bay todos los años. Añadió que la asperjación aérea, específicamente con el insecticida Naled, se ha hecho en Puerto Rico. Precisó que en el 1987, se usó para controlar los altos niveles de contagio con el dengue. En esa ocasión el insecticida se liberó desde el aire sobre 177,000 acres en el área metropolitana de San Juan.

  “Los resultados en ese entonces fueron prometedores y concluyeron que aplicaciones aéreas repetidas del insecticida puede tener un impacto sustancial en la población de mosquitos”, señaló el funcionario.

Los riesgos de la fumigación. Según el portal de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) este insecticida, si es usado según recomendado, no representa una preocupación para la salud de los humanos.

 Altos niveles de esta sustancia, sin embargo, han sido asociados a síntomas como náusea, mareos y dificultad respiratoria. Sin embargo, el riesgo mayor de esto es para los que manejan la sustancia sin ser diluida.

El insecticida tampoco representa un riesgo para la  mayor parte de la fauna porque la sustancia se degrada rápidamente en el ambiente. Según la EPA, los niveles de toxicidad en aves y mamíferos es bajo. Sin embargo, se advierte que el insecticida puede implicar riesgos para los invertebrados y es altamente tóxico para los insectos, como las abejas.

 El larvicida BTI, por su parte, es comúnmente usado para la agricultura. Es descrito por la EPA como una sustancia baja en toxicidad y solo se conoce que puede causar en los que manejan la sustancia gotereo nasal e irritaciones en los ojos y  la piel.  

Los riesgos del zika. Según el director de la CDC, la fumigación aérea es el método más rápido y eficiente para controlar la población de mosquitos que transmiten la enfermedad.   Y esto es importante porque la amenaza es que una buena parte de los nacimientos que ocurran a partir de septiembre tengan malformaciones debido a una infección con el virus del zika, dijo Frieden.

En algunas jurisdicciones de Brasil el zika ha causado defectos en el 25% de los fetos. En otras áreas, ese porcentaje ha sido de 1% o 2%.


💬Ver 0 comentarios