Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
En el Bosque de Piñones fueron sembradas 10 cobanas negras. En 2009, según el oficial de manejo del bosque, Herminio Díaz, (arriba, plantando junto al joven Juan José Torres, del grupo de voluntarios del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan) ha

Unos sembraban árboles, otros limpiaban y varios más monitorearon la calidad de agua, mientras a pasos de ellos un pajarillo erizaba su cresta para cortejar a una hembra de su especie que le observaba desde una rama.

Lo común entre todas esas personas es que eran voluntarios para hacer realidad la actividad “Estuario 360: Limpia, siembra y monitorea”, iniciativa que se extendió por todo lo largo del estratégico e importante sistema del Estuario de la Bahía de San Juan, que abarca varios municipios de la zona metropolitana.

“Se trata de restaurar y conservar la zona del estuario con la ayuda de los voluntarios”, explicó Gladys Rivera, coordinadora de voluntarios del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, detallando que había gente trabajando en ocho puntos: Isla de Cabras, la Laguna del Condado, la Quebrada Chiclana, el huerto de Capetillo, la Laguna Blasina, el parque Adolfo Dones de la Laguna San José, la barriada Vietnam y el Bosque de Piñones en Loíza.

El estuario, según explicó el doctor Jorge Bauzá, director científico del Programa, es la zona costera donde el agua dulce de los ríos, quebradas y la lluvia se junta con el agua salada del mar, pero el agua resultante no tiene una salinidad tan alta como la del mar, lo que permite una gran diversidad biológica.

“Pero buscamos el manejo de toda la cuenca hidrográfica que lleva al estuario. Por eso le llamamos 360, es la costa, los cuerpos de agua y más arriba los cauces que van a los cuerpos de agua”, explicó el científico.

De acuerdo con Bauzá, el Estuario de la Bahía de San Juan “es un ecosistema que ha sufrido mucho a través del tiempo. El 70% de la cuenca está desarrollada, urbanizada, impermeabilizada y bajo efectos de contaminación. A pesar do todo eso, el estuario conserva una gran riqueza ecológica”.

El experto indicó que en el estuario han identificado más de 120 especies de aves, más de 300 especies de peces y todas las plantas representativas de humedal, entre otras muchas especies.

Bauzá recalcó la importancia de los sistemas vecinos poniendo como ejemplo el murciélago pescador, que “vive en los montes de Bayamón, pero en la noche viene a alimentarse de peces en las lagunas del estuario. Si dañas el monte, lo pierdes, si dañas el estuario también desaparece”.

“Estos ecosistemas nos dan un servicio importantísimo. Purifican el aire y las aguas, y son una zona de recreación gratis aquí mismo en el área metropolitana”, destacó Bauzá. “Pero la naturaleza necesita que le demos la mano”.

En ese sentido, en el bosque de Piñones sembraron ayer 10 árboles de cobana negra, una especie en peligro de extinción.

Según explicó el oficial de manejo del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Herminio Díaz, en 2009 tras revisar el 75% de los terrenos del Bosque de Piñones, se percataron que había solo un ejemplar adulto de ese árbol.

“La cobana negra vive en humedales, pero en zonas más altas queel mangle”, explicó el oficial. “Tiene la dificultad que su semilla, para desarrollarse, necesita la protección de otros árboles. Y claro, también compite por espacio, suelo y nutrientes”.

Afortunadamente, desde aquel reporte de un solo ejemplar se han podido plantar sobre 1,000 más. Pero Díaz advierte que aún es un cifra pequeña que podría desaparecer por completo con una tormenta o una inundación.

Las 10 cobanas negras sembradas ayer en Piñones fueron un donativo de la Fundación Luis Muñoz Marín, “que tiene un vivero con muchos árboles endémicos”.

En la actividad de ayer participaron voluntarios que incluían a vecinos de las comunidades, universitarios, estudiantes, profesionales, miembros de iglesias, miembros de organizaciones comunitarias e individuos en general.

El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan es una organización no gubernamental sin fines de lucro, a la que se puede ayudar participando como voluntario (accediendo al portal www.esturario.org) o con algún aporte financiero, que este año puede hacerse en la planilla, donando parte del reintegro en la línea 1B.


💬Ver 0 comentarios