Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Radiografía del Senado: cómo son y cómo piensan los nuevos legisladores (semisquare-x3)
Los senadores novoprogresistas de distrito Axel Roque Gracia y Evelyn Vázquez Nieves, así como el presidente de ese cuerpo, Thomas Rivera Schatz (en la foto), decidieron no contestar el cuestionario. (Ramón Tonito Zayas)

Los senadores que por los próximos cuatro años estarán a cargo de la aprobación de legislación, evaluar y consentir los nombramientos sometidos por el Ejecutivo, así como de investigaciones legislativas tienen una edad promedio de 50 años, casi la mitad de ellos son abogados, y son, en su mayoría, casados, con hijos y se identifican como cristianos.

Ante el estreno de una nueva Asamblea Legislativa, El Nuevo Día les hizo una serie de preguntas a todos los senadores para presentarle al pueblo un perfil general de cómo son y piensan los miembros del Senado de Puerto Rico sobre algunos asuntos generales y de política pública.

De los 30 legisladores que componen el Senado, incluyendo los tres que entraron por virtud de la llamada ley de minorías, solo los senadores novoprogresistas de distrito Axel Roque Gracia y Evelyn Vázquez Nieves, así como el presidente de ese cuerpo, Thomas Rivera Schatz, decidieron no contestar el cuestionario.

Seguidores del cristianismo

Los católicos prevalecen en este Senado, con 19 miembros que dicen pertenecer a esta comunidad religiosa, cinco pertenecen a iglesias protestantes y uno de los senadores se identificó únicamente como cristiano, sin ubicarse entre el catolicismo o el protestantismo.

Así también, uno de los miembros de este cuerpo dijo ser ecuménico, es decir, que busca la unidad entre todas las iglesias cristianas. Ninguno se identificó con alguna otra creencia religiosa y solo uno se reconoció agnóstico, que es la inaccesibilidad al entendimiento de lo divino.

Entre los miembros del Senado que contestaron el cuestionario, hay 18 casados, ocho solteros y uno de ellos no quiso especificar su estatus civil. De estos 27 senadores, 20 dijeron tener hijos y, en promedio, tienen dos.

Solo cinco senadores estudiaron siempre en escuelas privadas y, aunque la mayoría estudió sus grados primarios y secundarios en escuelas públicas, sus hijos mayormente cursan sus grados en escuelas privadas o han tenido ambas experiencias escolares.

Gallitos y Jerezanas

La Universidad de Puerto Rico ha sido el alma máter de la mayoría de los senadores, aunque 11 de los senadores mencionaron que, tras estudiar en la universidad del Estado, terminaron sus grados o realizaron posgrados en universidades privadas, ya sea en Puerto Rico o fuera. Solo cuatro de ellos contestaron que hicieron su carrera universitaria completa en los Estados Unidos.

Entre quienes han estudiado posgrados en el extranjero, cinco lo han hecho en los Estados Unidos, dos en la República Dominicana y uno de ellos en España. Además, algunos de los miembros del Senado han tenido breves experiencias académicas fuera de Puerto Rico que no les requirieron estancias prolongadas en el extranjero.

De hecho, entre los 13 senadores que han residido fuera de Puerto Rico, en algún momento o en varias ocasiones en su vida, la razón principal para irse fuera del País ha sido para estudiar. Entre los cinco que informaron otros motivos, hay uno que estuvo fuera como parte de la milicia, uno en misiones humanitarias y tres por razones de trabajo.

Abogados en la Casa de las Leyes

De las 30 bancas del Senado, 12 serán ocupadas por abogados si se le suma el presidente de ese cuerpo, quien no respondió al cuestionario de El Nuevo Día, pero de quien se sabe que es abogado de profesión.

Además, este cuerpo legislativo tiene cuatro miembros cuya preparación es en educación, tres en el área de la salud, tres se formaron en administración de empresas, dos tienen estudios en ingeniería, uno tiene preparación en ciencias sociales y dos en justicia criminal. Uno de ellos hizo cursos técnicos como asistente administrativo y de banca.

De los 11 senadores que contestaron a El Nuevo Día que completaron un juris doctor, uno de ellos tiene, además, una maestría en derecho.

El Senado tiene tres doctores entre sus miembros, dos de ellos en medicina y uno en educación. Otros cinco tienen grado de maestría y siete tienen como grado máximo un bachillerato. Solo uno de sus miembros no completó carrera universitaria.

Ingresos de aquí y de allá

Durante los últimos cuatro años, la fuente principal de ingreso de 13 de los senadores que juramentaron a su cargo la semana pasada provino de ese mismo cuerpo legislativo porque el cuatrienio anterior también ocupaban escaños senatoriales.

De estos 13, tres de ellos recibieron ingresos adicionales provenientes de rentas, una pensión militar y el ofrecimiento de cursos académicos.

Mientras, entre los que se estrenan como senadores, hay cinco cuya fuente principal de ingreso provino del servicio público.

Uno de los nuevos senadores se desempeñó como alcalde por los pasados cuatro años, otro fue maestro de escuela pública, dos trabajaron en corporaciones públicas y uno en una agencia de gobierno.

En tanto, dos de los recién juramentados senadores trabajaron en el sector privado antes de llegar al Capitolio, uno de ellos en el área de seguros y otro como profesor universitario.

Dos de los senadores que respondieron al sondeo dijeron que su principal fuente de empleo fue el ejercicio de su práctica como abogado y uno, como médico.

Otro de los senadores trabajó en una organización sin fines de lucro y otro dijo que, en los últimos cuatro años, laboró, en distintos momentos, en la Comisión Estatal de Elecciones, en un partido político y como profesor universitario.


💬Ver 0 comentarios