Mujer brincando (horizontal-x3)
Existen posibilidades infinitas de actividades que puedes alternar para no aburrirte, tales como correr, andar en bicicleta, y patineta, entre otras. (Shutterstock.com)

La obesidad es nociva, tanto para el cuerpo como para la mente. No solo hace que la persona se sienta cansada e incómoda, sino que además puede deteriorar las articulaciones y someter a otras partes del cuerpo a un esfuerzo adicional. Cuando una persona está sobrepeso, le cuesta más seguirles el ritmo a los amigos, hacer deportes o simplemente caminar. De igual forma, el riesgo a desarrollar enfermedades crónico-degenerativas aumenta, tales como: la diabetes Mellitus, la alta presión y las enfermedades del corazón.

Por otro lado, miles de veces habrás oído hablar de que los jóvenes adelgazan sin esfuerzo gracias a su metabolismo rápido, y que a medida que aumenta la edad de la persona, le cuesta mucho perder algunas libras por "culpa" del metabolismo lento.  La buena noticia es que nunca es tarde. Lo primero es saber, ¿qué es el metabolismo? El metabolismo es la suma de procesos en el desarrollo y mantenimiento de las funciones orgánicas, como la digestión, la absorción y la utilización de los nutrientes para mantener vivas las células del organismo.

Para modificar los hábitos alimentarios y de ejercicio para controlar el peso, y esos cambios no tienen por qué ser tan grandes como probablemente creas.

Los expertos en nutrición coinciden que el acelerar el metabolismo, ayuda a la reducción de peso a cualquier edad. Algunas recomendaciones son:

Desayuna. Cuando estamos sin comer durante más de 8 horas, como sucede mientras estamos dormimos por la noche, nuestro metabolismo se desacelera. Por lo que nuestra primera lección para activar nuestro metabolismo es comenzar el día con un buen desayuno, recomendando el consumir cereales altos en fibra, lácteos bajos en grasa, y frutas.

(Foto: Shutterstock.com)

Come varias veces al día. A diferencia de la creencia popular que pasando hambre, perdemos peso más fácilmente, si planificamos nuestra alimentación para consumir nuestro requisito calórico en seis comidas pequeñas, mantendrás tu metabolismo al máximo. Si comes la misma cantidad de comida en solo una o dos comidas importantes quemarás menos. Esto sucede porque tu metabolismo se desacelera entre comidas.

(Foto: Shutterstock.com)

* Incluye fibra en tu alimentación. La fibra no es digerible por el cuerpo humano, por lo que ayuda a dar una sensación de saciedad por más tiempo. Los alimentos ricos en fibra son alimentos de baja densidad energética. Es decir, pueden ingerirse en abundancia, sin ingerir muchas calorías. De igual forma las frutas, los vegetales y los granos enteros toman más tiempo en digerirse y ayudan a quemar más calorías.

* ¡Muévete! Sal a dar un paseo caminando sin interrupción al menos por 20 a 30 minutos; utiliza las escaleras en lugar del elevador; si tienes que usar el automóvil, estaciona lejos del lugar al que te diriges y recorre esa distancia a pie; realiza las tareas del hogar, como barrer, mapear, lavar el auto o limpiar el baño; todas estas tareas queman calorías; alterna actividades para no aburrirte: prueba correr, andar en bicicleta, patineta... las posibilidades son infinitas; limita tu tiempo frente al televisor o los juegos de video; hasta leer un libro consume más calorías; ve a bailar; ¡puedes quemar más de 300 calorías por hora! Importante: no hagas ejercicios agotadores con el estómago lleno.

* Desarrolla tus músculos. Los músculos queman calorías aún cuando estás descansando. Por cada libra de músculo que agregues, quemas alrededor de 50 calorías sin hacer ejercicio. Incluye pesas en tu rutina de ejercicios, de acuerdo a tu condición física y con la aprobación de tu médico. Veinte minutos tres veces por semana es suficiente.

* Bebe agua helada. Al contrario de los refrescos azucarados, el aporte calórico del agua es cero.  Bebe un vaso de agua helada varias veces al día para aumentar tu metabolismo, ya que por termorregulación, el consumo de agua fresca consume. Eso sí, no te esperes ningún milagro, ya que el número de calorías en este caso será mínimo, pero claro, todo ayuda. Además beber mucho agua al día se aconseja en toda dieta.

Recuerda

Para bajar peso es necesario un tratamiento integral que garantice un pérdida a largo plazo y de forma progresiva, es por esto que antes de comenzar a intentar bajar de peso, habla con un Médico y Dietista. Con su ayuda, puedes idear un plan seguro, que se base en comer bien y hacer ejercicio. No dejes de comer porque no obtendrás los resultados esperados ya que el pasar largos periodos de tiempo sin consumir alimentos te reduce el metabolismo y estarías boicoteándote a ti mismo.

La autora es nutricionista-dietista y presidenta Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico. 


💬Ver 0 comentarios