Coca-Cola afirma que la tecnología amenaza los hábitos de consumo (horizontal-x3)
Convertir a Coca-Cola en una ganadora de la era digital -en lugar de otra víctima- es una prioridad clave para Quincey.

Al mismo tiempo que James Quincey, CEO de Coca-Cola Co. se establece en su nuevo puesto, se enfrenta a un desafío del que la mayoría de sus predecesores nunca se preocuparon: la disrupción digital.

Los consumidores están cada vez más comprando en línea, pasando más tiempo en aplicaciones móviles, y haciendo que los alimentos sean entregados a sus hogares. Y eso está afectando a Coca-Cola de una forma que usted no se imagina, dijo Quincey en una entrevista desde su oficina en Atlanta.

Cuando los compradores dejan de ir al centro comercial y compran su ropa en Amazon, también dejan de comprar Coca-Cola en una máquina expendedora o en el área de comida. Así, mientras que la caída de los minoristas se ha enfocado principalmente en las cadenas de ropa en bancarrota y aparadores cerrados, una marca como Coca-Cola está también sufriendo.

"Lo digital está cambiando la forma en que te comportas", dijo. "Afecta a otras categorías que no son la principal razón por la que pensó en hacer el viaje de compras".

Convertir a Coca-Cola en una ganadora de la era digital - en lugar de otra víctima - es una prioridad clave para Quincey.

Los desafíos tecnológicos que enfrenta el ejecutivo de 52 años de edad, que tomó las riendas de Muhtar Kent el 1 de mayo, se agravan por una reacción negativa contra las bebidas azucaradas. La conmoción ha llevado al gigante del refresco a invertir en nuevas marcas como Suja Life y Aloe Gloe, que atraen a consumidores más conscientes de su salud. Quincey también está recortando los gastos y recortando filas en sus plantas embotelladoras por todo el mundo en un intento de resurgir como una operación más sencilla y más enfocada.

Mientras sus ventas caen, Coca-Cola ha visto disminuir su acción un 3.8 por ciento en el último año. Esto se compara con una ganancia del 16 por ciento para el índice Standard & Poor’s 500.

Sin papel

Pero la tecnología es el enfoque principal para Quincey, un inglés que ha pasado más de dos décadas en Coca-Cola. Él busca modernizar la compañía de 131 años y se jacta de que apenas hay papel en su prístina oficina. (Echando un vistazo a un documento solitario sentado en un gabinete, Quincey se disculpa de que una pieza "entró").

El autoproclamado techie conduce un Tesla y utiliza un escritorio de pie. Quincey, que habla con fluidez en español, le gusta poner sus llamadas en altavoz y pasea alrededor de la habitación mientras habla.

El poder disruptivo de la tecnología ha sido especialmente pronunciado en algunos mercados del extranjero, incluyendo China. Cuando Quincey fue director de operaciones a principios de 2016, vio que las ventas en ese país se desplomaron, afectadas por una disminución en las ventas a las tiendas de fideos y otros restaurantes.

Las tiendas en sí no eran el problema - todavía estaban vendiendo grandes cantidades de comida - pero más clientes estaban pidiendo en línea y a domicilio. El problema para Coca Cola: Los restaurantes ofrecían botellas de vidrio y tamaños que no eran adecuados para ser transportados a través de scooter.

Al mismo tiempo, la tecnología está ayudando a Coca-Cola a reducir sus propios costos. Por un lado, la empresa ya no está construyendo software personalizado para ejecutar cosas como recursos humanos y pago de facturas, dependiendo en cambio de sistemas listos más baratos.

Los avances tecnológicos también han hecho que algunos trabajos en Coca-Cola sean obsoletos. La empresa está actualmente recortando 1,200 posiciones, en parte porque está recortando plantas embotelladoras.

"La tecnología ha proporcionado muchas nuevas maneras de hacer las cosas, y al final, eso desplaza un poco de trabajo y a algunas personas", dijo. Tienes que adaptarte. 


💬Ver 0 comentarios