En un clima de angustia, familiares de las víctimas del avión que se estrelló en La Habana el pasado viernes aguardan la identificación de los fallecidos

La Habana, Cuba - Los restos de cinco de los 11 extranjeros que murieron en el vuelo DMJ 0972 de Cubana de Aviación, que se estrelló el viernes pasado con 113personas abordo, fueron identificados y entregados hoy a sus familiares, entre ellos cuatro de los seis miembros de la tripulación, incluidos en piloto y el copiloto, a quienes se les realizó una autopsia como parte del protocolo de investigación del siniestro.

El director del Instituto de Medicina Legal (IML) de Cuba, Sergio Rabell, informó que han sido identificados positivamente 50 de las 111 víctimas fatales que provocó el accidente, entre ellas el capitán Jorge Luis Núñez Santos, el primer oficial Miguel Ángel Arreola Ramírez, la sobrecargo Guadalupe Limón y el técnico en mantenimiento Marco Antonio López Pérez, todos ellos mexicanos y empleados de la aerolínea azteca “Damojh Global Air”, a la cual pertenecía el avión fletado por Cubana de Aviación.

Igualmente fueron identificados los restos del ciudadano saharaui Abderrahm Fadel Mustafa.

Rabell explicó que, en el caso de los extranjeros, se seguirá el protocolo para la disposición de cadáveres que deben ser sacados del país y que las familias de los fallecidos en el accidente tendrán un trato expedito.

Como establecen los protocolos internacionales, a los miembros de la tripulación se les realizó una autopsia para fines investigativos.

“La autopsia fue realizada y los resultados están disponibles y en manos de los investigadores. No podemos dar detalles para no interferir con la investigación”, dijo Rabell, quien afirmó que la presencia en el país de los familiares de las víctimas extranjeras ha ayudado a una rápida identificación.

Todavía faltan de reconocer los cuerpos de dos sobrecargos, una turista mexicanas, dos argentinos y otro ciudadano saharahui. Un total de 11 extranjeros murieron cuando el Boeing 727-200, fabricado en 1979, cayó en un terreno agrícola a segundos de despegar en el aeropuerto internacional José Martí.

La Embajada de México en Cuba ha sido el contacto entre los familiares y las autoridades cubanas para el proceso de entrega de los restos.

“Seguimos atendiendo a los familaires de las víctimas. Estamos solidarizados y consternados por lo ocurrido en Cuba. Estamos haciendo todo lo posible por ayudar a nuestros connacionales en esta tragedia. Hasta el momento hay cuatro cuerpos identificados y estamos haciendo las gestiones necesarias para el embalsamamiento o cremación necesaria de los cuerpos, como dispongan las familias, para luego repatriarlos a México”, dijo a los periodistas el embajador de México en Cuba, Enrique MartínezMartínez.

“Lo importante es que las familias en México reciban a sus seres queridos y puedan darle cristiana sepultura… Sólo nos falta la familia de la pasajera, que viene en camino. Desde el sábado llegaron los familiares de los tripulantes”, agregó el diplomático, quien indicó que técnicos mexicanos se han unido a la investigación del accidente por ser una nave de una empresa mexicana con tripulación de ese país.

“Se han trasladado técnicos e invetigadores mexicanos, para junto, con los técnicos cubanos, estar investigando las causas del accidente”, sostuvo.

Mientras, el equipo médico del hospital Calixto García seguía empeñado en salvar a las dos sobrevivientes que quedan del vuelo accidentado.

“La paciente Gretell Landrovell Font en el momento de su fallecimiento estaba reportada en estado crítico extremo. A pesar del esfuerzo del equipo multidisciplinario a cargo de su atención, fue imposible revertir esta situación. Llegue a sus familiares y amigos las más sentidas condolencias”, expresó el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, director general del Hospital General Calixto García, donde todavía se atienden a las dos sobrevivientes restantes del accidente, que mató a 110 de sus 113 ocupantes casi en el acto y, con la muerte de Gretell, esa cifra se elevó a 111.

Siguen con vida Mailén Díaz Almaguer, de 19 años de edad, natural de la provincia de Holguín, y Emiley Sánchez de la O, también holguinera, de 39 años, pero el pronóstico es reservado, pues tienen un cuadro clínico “crítico extremo con alto riesgo de complicaciones”.

En el caso de Mailén Díaz Almaguer, su evolución ha sido positiva en las últimas 24 horas, no es así en cuanto a Emiley Sánchez de la O, quien tiene quemaduras profundas en 40 por ciento del cuerpo y tiene un pronóstico desfavorable, como lo tuvo Gretell Landrovell Font.

Por su parte, la investigación del accidente continúa a todo vapor, con la presencia de técnicos cubanos, mexicanos y estadounidenses. La investigación, como establece el protocolo internacional, es liderada por Cuba.

El diario oficial Granma publicó que especialistas estadounidenses participan en las pesquisas al tratarse del país donde radica el fabricante del Boeing 737-200.

Terry Williams, funcionario de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés), dos investigadores, uno de esa entidad y otro de la Administración Federal de Aviación, y un representante norteamericano viajaron a La Habana el domingo. Los ingenieros de Boeing y pilotos viajarán a Cuba esta semana.

De acuerdo con Williams, “todos los asesores técnicos de Estados Unidos estarán bajo control del representante acreditado, cuya misión es apoyar a Cuba en la investigación”.


💬Ver 0 comentarios