El presidente de Colombia, Iván Duque, suspendió las negociaciones con el ELN. (EFE) (semisquare-x3)
El presidente de Colombia, Iván Duque, suspendió las negociaciones con el ELN. (EFE)

La Habana, Cuba - El comandante Ejército de Liberación Nacional (ELN), Pablo Beltrán, negó hoy cualquier vínculo de los miembros de su delegación de negociadores con el ataque con bomba ocurrido en Bogotá el pasado jueves 17 de enero, el cual dejó una veintena de muertos, según medos oficiales cubanos.

“La tarea nuestra en Cuba es sacar adelante la agenda de conversaciones, los hechos que ocurren en Colombia ni los conocemos ni tenemos injerencia o algo que ver con ellos”, afirmó el dirigente del ELN en declaraciones a la agencia Prensa Latina (PL).

Beltrán insistió en que a su llegada a La Habana el gobierno cubano les dio la bienvenida y les ofreció su ayuda como garante y sede de la mesa de pláticas, pero a la vez pidió a los voceros de esa agrupación insurgente limitarse exclusivamente a los diálogos de paz.

“Nosotros hemos cumplido al pie de la letra eso y nos hemos centrado en adelantar las conversaciones”, enfatizó.

El ELN se atribuyó la autoría del hecho a raíz del cual el presidente colombiano, Iván Duque, decidió suspender las negociaciones con esa agrupación, iniciadas por su antecesor Juan Manuel Santos en Quito y trasladadas luego a esta capital, adicionalmente el mandatario activó las órdenes de captura contra los 10 integrantes de la delegación de paz.

“Esta comisión sigue activa trabajando para que se reabran las rondas de debates, mientras los países garantes y acompañantes están interesados en que se mantengan los protocolos iniciales previstos en caso de una ruptura de las conversaciones, en darle un buen cierre al proceso para que los que hemos impulsado este esfuerzo no terminemos pagando lo que no debemos”, añadió Beltrán.

El líder del ELN subrayó que tal acuerdo para el retorno seguro a las selvas del país sudamericano debe ser acatado por el actual ocupante de la “Casa de Nariño” por su carácter vinculante.

“Hay un protocolo que dice que en caso de interrupción de las conversaciones el propio Estado debe dar garantías para nuestro regreso, entonces lo que debe es cumplir lo pactado en vez de pedirle cosas imposibles a Cuba”, comentó Beltrán al referirse a la solicitud de Bogotá para que el país caribeño entregue a dichos voceros.

“Respetamos la posición de la isla, país garante y sede de la mesa (...) cualquier actividad por fuera de ella no le incumbe y no tiene por qué responder por ella”, sostuvo.

En diálogo con Prensa Latina el jefe del grupo del ELN nombrado para platicar con los representantes del gobierno colombiano consideró que no obstante las dificultades actuales, hay que persistir en la salida política al largo conflicto armado, el cual causó la muerte a casi 300,000 personas. En total, la guerra interna ha dejado alrededor de ocho millones de víctimas, cifra que incluye también a unos siete millones de desplazados de sus lugares de origen y miles de desaparecidos.

“Con el gobierno previo comenzamos estas reuniones bajo el entendido de que transcurrirían en medio de la confrontación, llegó esta administración pero demoró en acudir a la mesa porque esperaba debilitar al ELN con operaciones militares, estos seis meses que hemos estado esperando en La Habana han sido de una ofensiva militar en contra nuestra”, dijo Beltrán.

“Frente a tal realidad ha habido respuestas como la del jueves, pero por encima de los problemas y enfrentamientos hay que insistir en una salida concertada al conflicto, a nosotros nos critican por este ataque pero aun así mucha gente dice que tiene que seguir el proceso de paz y la presión de la sociedad logrará que se reanuden los diálogos”, opinó.

Finalmente, Beltrán anunció que entregarían los protocolos y acuerdos conseguidos para que sirvan como punto de partida de una futura negociación.

“Millones de colombianos exigen tanto al gobierno como al ELN que volvamos a la mesa”, manifestó.


💬Ver 0 comentarios