(semisquare-x3)
Denise Centeno Lamas es la fundadora y presidenta de Hispanic Family Counseling, una clínica de servicios de salud mental enfocada en la comunidad latina en la Florida Central. (Carla D. Martínez / Especial para El Nuevo Día)

Orlando, Florida - Cuando lanzó su empresa de servicios en salud mental, la trabajadora social clínica Denise Centeno Lamas tuvo su primera oficina en un pequeño armario.

Se trataba de un piso en el que diversos profesionales compartían oficinas, y el espacio disponible para ella era el armario donde ubicaba la caja de fusibles y estaba la nevera del lugar.

Fue el primer paso que dio la trabajadora social, natural de Bayamón, luego que decidió dejar de trabajar para otras empresas en las que notaba que no existía ese trato amable y cálido que necesita el paciente puertorriqueño e hispano.

“A veces me asignaban visitar el hogar de una familia y la empresa para la cual trabajaba no me permitía aceptar un vaso de agua ni café, y rechazarle ese gesto a un hispano es una ofensa y me afectaba en mi proceso de acercarme a los casos. Ahí me di cuenta de que había áreas que no se estaban atendiendo bien para nuestra comunidad”, dijo.

Centeno Lamas trabajó también como consejera en prevención de suicidios con el Sistemas de Escuelas Públicas de Condado de Orange (OCPS, por sus siglas en inglés).

“En ocasiones, cuando atendía un caso, la agencia no me permitía abrazar a un paciente, ni jugar con la mascota de la casa, ni saludar con un beso, que son cosas que hacemos los latinos y que, en mi caso, son gestos que ayudan a que un paciente hispano se abra. Eso me trancaba la terapia. Y lo prohíben porque lo consideran algo poco ético”, continuó.

El gran paso

Sin más, la especialista tomó la decisión de crear su propia empresa y la llamó Hispanic Family Counseling, con la meta de enfocar servicios de salud mental en la creciente comunidad latina en la Florida Central.

Su oficina fue creciendo y, de aquel armario ubicado en una oficina en el tercer piso del edificio que ubica en el 6900 de South Orange Blossom Trail en Orlando, subió un escalafón y ahora cubre la mitad de todo el cuarto piso.

En sus paredes hay cuadros con estampas puertorriqueñas. Con motivo de la Navidad, se asoman unos cojines con el rostro de los Tres Reyes Magos. En una mesita hay una bandera de Puerto Rico.

Expansión

Su empresa tiene hoy día 49 terapistas, seis estudiantes haciendo internado y 11 empleados administrativos.

Además, tiene oficinas en Kissimmee, Altamonte y Melbourne, y mantiene contratos con el sistema de escuelas públicas del Condado de Orange y las del Condado de Seminole.

Esta expansión ha estado acompañada de grandes retos, como cuando ocurrió –hace dos años– la tragedia en la discoteca Pulse en Orlando.

El 12 de junio de 2016, un pistolero entró al lugar y abrió fuego, matando a 50 personas y dejando heridas a otras 53, en una de las tragedias más violentas en la historia de Estados Unidos.

“Nos sentimos muy afectados y frustrados con la tragedia porque, en el manejo que se dio al inicio tras la tragedia, no había personas que hablaban español ni se atendió en un principio desde la necesidad de las víctimas. Por eso, decidí abrir la oficina, para dar servicios de consejería gratuitos a los familiares de las víctimas”, dijo Centeno Lamas.

“Somos diferentes”

“Los hispanos somos diferentes y la manera en que necesitamos se nos den estos servicios también es diferente”, reiteró la especialista, quien llegó a Orlando en 1996.

Igualmente, ha cosechado muchos momentos felices y triunfos, como fue el galardón Don Quijote que recibió el año pasado y que es uno de los reconocimientos más prestigiosos que se otorga en Florida Central. Este premio lo otorga cada año la Cámara de Comercio Hispana Orlando Metro a las empresas y profesionales que se han destacado por su excelencia.

De hecho, tras recibir tal reconocimiento, Centeno Lamas escribió una décima en la que reafirma su compromiso con la comunidad hispana.


💬Ver 0 comentarios