El Capitolio de Estados Unidos, bajo las nuevas medidas de seguridad. (The Associated Press)

Washington D.C.- Cinco congresistas republicanos han anunciado que votarán a favor de la destitución de Donald Trump, horas antes de que la Cámara baja federal apruebe un llamamiento al vicepresidente Michael Pence para que pida al gabinete del gobierno declarar al presidente de Estados Unidos incapaz de gobernar.

Los congresistas Liz Cheney (Wyoming), Adam Kinzinger (Illinois), Fred Upton (Michigan), John Katko (Nueva York) y Jaime Herrera Beutler (Washington) hicieron el anuncio, por separado, después de que se conoció que el liderato republicano no presionará para defender a Trump.

“Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de los Estados Unidos a su cargo y al juramento a la Constitución”, indicó Cheney (Wyoming), número tres de la minoría de la Cámara baja federal e hija del exvicepresidente Richard Cheney.

Liz Cheney ha sido una crítica de Trump, quien en el día del asalto al Capitolio de parte de sus seguidores exhortó a reclamar cuentas al Congreso y dijo que “tenemos que deshacernos de los congresistas débiles, los que no son buenos, los Liz Cheney del mundo “.

Por haberse expresado a favor de la destitución de Trump, un republicano novato, Matthew Rosendale (Montana), pidió la renuncia de Cheney a la presidencia de la Conferencia Republicana de la Cámara baja. Rosendale alegó que Cheney debió consultar con su caucus antes de anunciar su posición.

“Está debilitando nuestra conferencia en un momento clave para el beneficio político personal y no está en condiciones de liderar”, expresó Rosendale.

Kinzinger, por su parte, afirmó que “no tiene ninguna duda de que el presidente de Estados Unidos quebró la promesa que hizo al asumir su puesto e incitó a la insurrección”.

El congresista John Katko (Nueva York) fue el primero en informar que votará a favor de destituir a Trump, a quien se le imputa incitar a la insurrección con las expresiones que hiciera el mismo día del asalto al Capitolio para avivar a sus seguidores a ir al Congreso a reclamar revertir el resultado del colegio electoral, que confirmó la victoria del presidente electo, Joe Biden.

“Permitir que el presidente de Estados Unidos incite a este ataque sin que tenga consecuencias es una amenaza directa para el futuro de nuestra democracia. Por esa razón, no puedo quedarme sin actuar”, indicó Katko a la publicación Syracuse.com . Luego hizo ese anuncio oficial en el hemiciclo cameral.

El congresista Upton, por su parte, informó que respaldará la destitución de Trump, pero también se unió a una resolución republicana que busca limitar el castigo a una censura pública. “Una transferencia pacífica del poder de una administración presidencial a la siguiente es la base de la república estadounidense. El miércoles pasado esa base fue casi destruida. El presidente Donald Trump debe rendir cuentas por sus acciones, y una censura es apropiada”, indicó Upton.

El asalto al Capitolio por turbas asociadas a Trump provocó cinco muertes, interrumpió el proceso constitucional de contar los votos del colegio electoral y puso en peligro la vida del vicepresidente Michael Pence y miembros del Congreso, que tuvieron que esconderse en un lugar seguro.

Por otro lado, The New York Times adelantó que el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), considera que las actuaciones de Trump ameritan un proceso de destitución, que, a su vez, ayudaría a los republicanos a reducir su poder político.

Según fuentes legislativas, por lo menos una decena de los republicanos de la Cámara baja ya ha decidido votar a favor de la destitución de Trump.

Sería la primera vez que el pleno de la Cámara de Representantes recomienda en dos ocasiones la destitución de un mismo presidente.

Trump fue imputado en diciembre de 2019 de cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso por las presiones indebidas que hiciera sobre el presidente de Ucrania, en busca de hacer daño político a Biden.

En aquella ocasión, ningún republicano de la Cámara baja votó a favor de proponer al Sendo la destitución de Trump. Luego, el Senado, dominado por los republicanos, lo abosolvió. El senador Mitt Romney (Utah) fue el único republicano que votó a favor de destituir a Trump.

La Cámara baja llevara a votación esta noche la que resolución que reclama formalmente al vicepresidente Pence que invoque la enmienda 25 de la Constitución para reunir al gabinete de gobierno y declarar que el presidente está inhabilitado para gobernar.

La resolución establece un plazo de 24 horas antes de considerar la resolución que imputa formalmente a Trump incitar a la insurrección con los mensajes a sus seguidores para que fueran al Congreso a reclamar revertir los resultados del colegio electoral, que dieron la victoria al demócrata Joe Biden, quien jurará su puesto el 20 de enero.

El Comité de Reglas de la Cámara baja se reúne esta noche para ordenar el histórico debate de mañana que puede terminar con la aprobación, por segunda ocasión, de cargos de destitución en contra del presidente Trump.

La mayoría demócrata del Comité de lo Juridico, mientras, publicó un informe en el que defiende la destitución del presidente Trump.

“La Cámara debe rechazar este escandaloso intento de revertir las elecciones y esta incitación a la violencia por parte de un presidente en funciones contra su propio gobierno. El presidente Trump cometió un alto crimen y un delito menor en contra de la nación al incitar a una insurrección en el Capitolio en un intento por anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Los hechos establecen que no está en condiciones de permanecer en el cargo ni un solo día más y justifican el juicio político inmediato del presidente Trump”, indica el informe.

En el Senado, Tim Scott (Carolina del Sur), el único afroamericano en el caucus de senadores republicanos, dijo que se opondrá a la destitución de Trump, por entender que va a en contra del interés del presidente electo Biden en calmar las aguas partidistas.

“Un juicio político solo generará más odio y una nación profundamente fracturada. Me opongo a que se destituya al presidente Trump”, sostuvo Scott.