Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Muy enamoradas las baloncelistas Cindy Valentín y Yolanda Jones (horizontal-x3)
"Se podía ver que no les gustaba, que no están de acuerdo con la situación entre nosotras... Fue un poco difícil". (Jose Cruz Candelaria)

CAROLINA - “Te enamoras de la persona, no importa si es con un hombre o una mujer. Solo te enamoras de una persona”. 

Bajo ese argumento, la escolta de las Gigantes de Carolina en el baloncesto superior femenino, Cindy Valentín, acepta públicamente su relación sentimental desde hace cuatro años con su compañera de equipo, la delantera Yolanda Jones.

Más aun en una época de apertura generalizada e institucional con las relaciones y matrimonios homosexuales, inclusive en Puerto Rico, donde el mes pasado se efectuó por primera vez una múltiple boda gay en el Viejo San Juan.

“Me siento bien porque creo que el amor es algo que no puede parar si te encuentras enamorado de alguien. Es difícil parar eso. Puede ser mujer con mujer o mujer con hombre. Para mí todos son iguales y por eso se está viendo el mundo así”, dijo Valentín previo a un reciente desafío en el Coliseo Guillermo Angulo de Carolina.

“Hace tiempo es algo que no se podía hablar. Mucha gente estaba con eso en la oscuridad y me da alegría que todo el mundo puede vivir como quiera. Pueden vivir abierto. Todavía hay enjuiciamiento, pero no hay mucho como había en los años pasados”, agregó. Su caso, incluso, cobra mayor resonancia por haber tenido un matrimonio heterosexual de corta duración en el 2010, que hasta la sacó de forma temporera del Equipo Nacional, antes de iniciar su actual relación con Jones.

“Estuve casada, pero cada relación tiene sus propios problemas. Eso no funcionó para mí, y entonces me enamoré de ella (Jones) como una persona y nuestra relación floreció desde entonces”, explicó Valentín, cuyos actuales lazos afectivos comenzaron a desarrollarse mientras comenzaron a jugar juntas con Carolina hace cinco años, y oficialmente establecidos en el 2011 poco antes de ser parte de la histórica selección nacional que ganó medalla de oro en los Juegos Panamericanos en Guadalajara (México).

“Empezó con una amistad. Podíamos hablar de todo. Después de eso había un espacio de tiempo y entonces no podíamos estar separadas por mucho tiempo”, expresó Valentín, mientras Jones enfatizó que “Cindy es mi mejor amiga... no hay peleas, no hay drama, no hay nada (negativo). Siempre digo que hablamos como amigas, sin secretos. Así es como debe ser en una relación con cualquiera”.

Inicio complicado

Dentro de esas condiciones, el comienzo de su relación causó asombro y hasta consternación entre algunas personas cercanas. Es, no obstante, una confesión pública que puede liberar los temores entre algunas jugadoras en situaciones similares, y deportistas locales de otras disciplinas.

“Desde el principio hay personas en Puerto Rico que no les gustaba. No venían donde mí a hablar de eso, pero se podía ver que no les gustaba, que no están de acuerdo con la situación entre nosotras... Fue un poco difícil porque, como jugamos con el mismo equipo, no quieres que las personas se sientan incómodas, pero tampoco quieres esconder la vida de nosotras. Estamos en un tiempo chévere, que todo el mundo puede vivir abierto y como quiera”, opinó Valentín.

“Si estoy feliz, eso es lo más importante para mí. A la persona que no le guste no entra a mi vida por mucho tiempo. Puedo estar bien con todo el mundo, pero si se siente incómodo, que no le gusta la situación, entonces no puede estar mucho tiempo en mi vida porque es mi vida”, agregó en tono enfático.

No empece a los tropiezos iniciales, al poco tiempo su unión era aceptada y nunca han dudado de darla a conocer a través de sus cuentas personales en las redes sociales, con plena aceptación de sus respectivas familias y allegados. En fin, no tienen recelo en ponerla de manifiesto en público.

“Es algo que para mí no lo podía esconder. No es algo que lo estaba hablando de principio y poniéndolo al frente de todo el mundo, pero tampoco es algo que voy a mentir. Si alguien me pregunta, estoy abierta para hablar de eso”, reconoció Valentín.

Jones, a su vez, recordó que “al principio fue un poco duro porque todo el mundo estaba consternado, pero con el tiempo todos han ido aceptando y nadie dice nada”. 

Admitió, sin embargo, que su relación en ocasiones causa disgusto entre personas de mayor edad, en pueblos pequeños de Estados Unidos y en algunos lugares de Puerto Rico.

Aceptación general 

En cancha y los vestidores, por el contrario, la relación entre Valentín y Jones parece que ha tenido completa aprobación, al igual que quizás otros vínculos similares entre otras colegas.

“No hemos tenido problemas con nadie. Somos bien abiertas y amigables. Conocemos a muchas de las chicas por mucho tiempo y todas conocen nuestra situación... no ha habido mucha gente que haya estado en contra de nosotras, que yo sepa”, aseveró Valentín.

“Todo esto es muy chévere y para nosotras es más fácil. Sé que hay personas para las que no es tan fácil abrirse y hablar de todo eso. Es un poco triste que no puedan vivir como quieran”, agregó.

Solo resta esperar si en algún momento formalizarán su relación con un matrimonio.

“Ahora sabemos que nos van a aceptar si queremos dar ese próximo paso. Pensamos en eso, pero no voy a apresurarlo. Sabemos lo que tenemos... pero por ahora no tenemos prisa”, comentó Valentín, y Jones insistió que “es bueno ser aceptado. Es el próximo paso, casarse y tener familia. Eso es lo que quisiera”.


💬Ver 0 comentarios