Subway argumentó que los aumentos se deben a los costos globales de suministros. (GFR Media)

Luego que se hiciera viral un recibo de un restaurante Subway en el que una consumidora compara lo que le costó la comida antes y después de la reducción del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) al 7% a los alimentos preparados, la cadena invitó a los dueños de las franquicias a no hacer aumentos en estos momentos. 

"Lamentamos cualquier confusión que estos cambios de precios puedan haber causado. Es por esto que le hemos recomendado a nuestros dueños de franquicias que descarten todo aumento de precios implementado en este momento", indicó la empresa en declaraciones escritas enviadas a este medio. 

Los restaurantes Subway funcionan mediante franquicias, por lo que no hay un solo dueño global y cada uno toma la decisión en cuanto a los precios de venta. 

"Tomando en cuenta los costos globales de suministros, entre otros factores, periódicamente los precios de los productos se evalúan localmente y se les brindan recomendaciones a los dueños de las franquicias. Este proceso se lleva a cabo de manera independiente y no guarda relación con el entorno fiscal u otros factores externos", puntualizó la compañía. 

La polémica surgió luego que Julianette Lebrón publicara ayer, martes, en Facebook una imagen comparando dos recibos en el que se ve que sí redujeron el IVU, pero aumentaron el precio del alimento, lo que no le representó un ahorro.

"El pueblo siempre sale [email protected]#$%. Ayer compré en subway una sopita y un wrap, pagué $6.69 pagando 11% de IVU. Hoy compré exactamente lo mismo, con toda la intención, ya que comienza el 7% de IVU y pagué $6.74. O sea aumentaron la sopa a 2.55 y el wrap a 3.75. Sea la madre", escribió.

Mientras, la secretaria interina del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Carmen Salgado, explicó hoy, miércoles, que no tienen jurisdicción en cuanto al aumento de precios que algunos comercios aplicaron después de la implementación de la reducción de un 4.5% en el IVU a los alimentos preparados.

“La realidad es que es un libre comercio. DACO no controla los precios de venta en época normal. DACO sí puede controlar los precios cuanto estemos pasando por una emergencia bajo órdenes de congelación”, destacó la funcionaria.

Por el momento, la funcionaria adelantó que han recibido confidencias de dos comercios adicionales que han aumentando sus precios en cuanto a los alimentos preparados.

“Lo que realmente nos ocupó fue que por qué lo hicieron el día en que el consumidor esperaba ver ese ahorro en su bolsillo, que estaba esperando que cuando fueran a consumir en los comercios certificados por el Departamento de Hacienda pudieran pagar menos. Nos sorprendió que aumentaran el precio el mismo día. No entendemos por qué”, añadió.

Alrededor de 6,000 comercios de comidas rápidas están certificados para implementar una reducción en el IVU. La reducción fue de un 11.5% a 7%, lo que representaría un alivio contributivo de $90 millones.

Salgado exhortó, además, a los consumidores a radicar las denuncias a través de su sitio web para indagar sobre las razones por las cuales algunos establecimientos han implementado un aumento en sus precios.


💬Ver 0 comentarios