Kerwin Morales, presidente de la junta de directores del Circuito Cooperativo (semisquare-x3)
Kerwin Morales, presidente de la junta de directores del Circuito Cooperativo. (Xavier J. Araújo Berríos)

Las cooperativas de ahorro y crédito del país registraron un crecimiento de unos $300 millones en activos y un alza de 5,700 socios en 12 meses, durante un periodo caracterizado por la emigración de miles de puertorriqueños tras el paso del huracán María hace casi un año.

Estas organizaciones sin fines de lucro también reportaron un aumento de $315 millones en depósitos y de $10 millones en préstamos en marzo pasado en comparación con el mismo mes de 2017, según los datos más recientes de la Corporación Pública para Supervisión y Seguro de Cooperativas de Puerto Rico (Cossec).

“Como la gente vio que el respaldo que se le dio al pueblo, que en momentos de crisis quien único estaba dando dinero a los socios fuimos nosotros, la gente reciprocó esto y está retirando su dinero de otras instituciones”, afirmó Kerwin Morales, presidente de la junta de directores del Circuito Cooperativo, red de sucursales compartidas cuyas entidades participantes representan el 62% de los activos y de los socios de todas las cooperativas.

Lo dijo en alusión a que, según el borrador del plan fiscal de Cossec, unos 15 días después del paso del huracán María, el 90% de las cooperativas prestaba servicios a sus socios, y un mes después del ciclón, en 17 municipios la única entidad financiera abierta al público era una cooperativa.

“Se ha visto el apoyo en que hemos crecido en depósitos, en socios y en cartera de préstamos”, sostuvo Morales, quien también preside la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Cabo Rojo.

Además de la llegada de socios nuevos, indicó que los pagos de los seguros y otras ayudas recibidas por los individuos como consecuencia del desastre natural pudieron haber aportado al alza en depósitos, los cuales pasaron de $5,677 millones en marzo de 2017 a $5,992 millones un año después.

A juicio de Amanda Cardin, directora ejecutiva del Circuito Cooperativo, un factor que evitó que la emigración de boricuas se tradujera en una merma masiva de socios lo fue la red de sucursales compartidas. De las 115 cooperativas de ahorro y crédito que hay en la isla, 50 son parte del Circuito. Esto permite a los socios de una institución participante realizar depósitos, retiros, giros, transferencias y pagos en cualquiera de las sucursales de las otras cooperativas de la red.

Entre todas suman 88 sucursales en Puerto Rico, pero gracias a un acuerdo con CO-OP Shared Branch, los socios de las instituciones miembros del Circuito pueden realizar transacciones en más de 5,500 sucursales de cooperativas en Estados Unidos o a través de la aplicación Sprig para dispositivos móviles. “El servicio es gratis para los socios y les permite seguir con sus cuentas en cooperativas de Puerto Rico aunque se muden a Estados Unidos”, sostuvo Cardin.

En cuanto a las carteras de préstamos de las 115 cooperativas locales, que aumentaron de $4,714 millones en marzo de 2017 a $4,724 millones en el mismo mes de 2018, Morales resaltó que el alza fue impulsada por segmento de autos. “Hubo muchas pérdidas de autos, alrededor de 200,000, debido al huracán. La gente, para volver a comprar sus carros, buscó a las cooperativas debido a tasas de intereses atractivas”, declaró.

Aun con el crecimiento experimentado, Morales indicó que las cooperativas tienen entre sus retos asumir las pérdidas -por concepto de inversiones en bonos de Puerto Rico- si se concreta el acuerdo de reestructuración de deuda del Banco Gubernamental de Fomento bajo el Título VI de la ley federal Promesa, que está en etapa de votaciones. Para ello se han preparado con reservas, dijo.


💬Ver 0 comentarios