(horizontal-x3)
La gerencia de CamuyCoop valora que los empleados se sientan parte de la cultura organizacional y de los procesos que llevan a cabo para mejorar el servicio a los clientes. En la foto, el grupo de empleados que labora en la sucursal de Camuy. (Especial para El Nuevo Día / Jorge Ramírez Portela)

Contar con una estructura operacional adecuada, con una comunicación efectiva y servir siempre de modelaje para los empleados son aspectos claves para todo patrono que aspire a estar entre los mejores del país.

“Como patrono, tienes que ser el primero en modelar y ejecutar lo que tú quieres que se dé”, destacó Michele Franqui Baquero, presidenta ejecutiva de CamuyCoop. De lo contrario, toda tu planificación se te irá al piso.

De acuerdo con la ejecutiva, seguir estos principios ayudarán al equipo gerencial en el proceso de obtener resultados positivos, aún en los momentos de mayor dificultad.

“Si es emocionante llegar, [aún] más es mantenerse”, indicó la administradora, a raíz del quinto reconocimiento que recibe la institución como uno de los Mejores Patronos de Puerto Rico.

Según Franqui Baquero, esta distinción es señal del compromiso y sentido de pertenencia de los empleados. “En el proceso que nos ha tocado administrar, en un ambiente de gran desafío, que hay que cambiar de manera consecuente las estrategias, (es valioso) poder validar y calibrar que el personal nuevamente deja ver que se siente parte de la empresa”, comentó la ejecutiva, en clara alusión al paso del huracán María el año pasado.

“Si está claro que el socio dueño tiene un lugar prioritario, nuestro equipo de trabajo tiene que sentirse igual. Es a través de ese equipo de trabajo que podremos dar el servicio que se espera”, añadió.

La presidenta de CamuyCoop celebró el anunció como si fuera la primera vez. “Podemos ver que aún en la adversidad, tenemos la capacidad de levantarnos y seguir nuestro curso”.

Franqui Baquero apuntó que “la satisfacción de los socios durante ese periodo de dificultad es un reflejo de lo que puede hacer tu equipo de trabajo cuando se siente parte de la empresa”.

Ésta compartió que durante el 2018 la dirección de trabajo se ha concentrado en proveer soluciones a sus socios, impactados aún por los efectos que tuvo el huracán en su situación económica, a la misma vez que velaba por proveerle a los empleados el apoyo necesario para ayudarles a reestablecerse lo antes posible.

Precisamente, Amarillys Vale apuntó al nivel de sensibilidad de la Cooperativa como una característica significativa de su patrono. “Después del huracán tuvimos la oportunidad de seguir con nuestro trabajo; el apoyo de ellos hacia nosotros fue increíble y siempre estuvieron pendientes de lo que nos hacía falta”, destacó la empleada, quien lleva cuatro años con la institución y se desempeña como pagadora y receptora senior.

De acuerdo con Dinelia Riollano Tirado, gerente de Recursos Humanos, este también ha sido un año de reestructuración en la plantilla laboral de la cooperativa camuyana. La institución abrió una ventana de retiro y trajo consigo la oportunidad de integrar nueve nuevos talentos.

“Al momento hemos mantenido todos los beneficios, igual que antes del huracán. Y durante el mes de mayo pudimos dar el aumento salarial que regularmente evaluamos”, comentó.

Para Yamzany López, quien funge actualmente como asistente senior de Servicio al Socio, el beneficio que más le impacta es el plan médico. “No aportamos nada al plan médico, y el mío es familiar. Tengo una nena que es diabética y si no fuera por eso sería cuesta arriba”, destacó la empleada, quien lleva 13 años con CamuyCoop.

Tampoco los cambios a la reforma laboral limitaron los beneficios. Al contrario, los empleados que entraron nuevos no se vieron afectados y disfrutan del paquete de beneficios regular que ofrece la Cooperativa.

“Este nuevo grupo de trabajo es gente bien preparada, con los conocimientos y con las ganas de aprender. Somos muy selectivos de quien entra a nuestro equipo de trabajo. Una vez [la persona] está adentro nos compete a nosotros darle las herramientas para irlo amoldando a nuestra cultura de trabajo”, describió Riollano Tirado. El ambiente laboral en la Cooperativa, según la jefa de Recursos Humanos, es uno de los mayores atractivos con los que cuenta la institución para retener la empleomanía.

La mayoría de sus 68 empleados, repartidos a través de tres sucursales, está entre los 35 a 55 años, y solo el 25% fluctúa entre los 24-34 años.

De cara al 2019, Franqui Baquero busca diversificar la rentabilidad de la institución a tono con la realidad que vive el país. Asimismo, evalúa estrategias para una mayor solvencia financiera y participa de variedad de proyectos, que de obtener los resultados esperados, augura un crecimiento importante para la institución cooperativista.


💬Ver 0 comentarios