Rodrigo Masses, presidente de la Asociación de Industriales. (horizontal-x3)
Rodrigo Masses, presidente de la Asociación de Industriales. (Archivo / GFR Media)

La política contributiva de los municipios de Puerto Rico, que obligan al pago de impuestos sobre el inventario que mantengan los negocios, pudo provocar una escasez de productos de primera necesidad si el huracán Irma hubiera afectado el transporte de mercancías al País.

El asunto fue tema obligado en el informe sobre los abastos principales que necesitamos, que ofrecieron ayer representantes de varios segmentos del sector privado.

Se informó que hay suficiente gas licuado y diésel y que viene más en camino, que no hay escasez mayor de productos alimenticios y que hay más de 2,000 vagones en los muelles, 200 refrigerados y vienen más. Se indicó también que la gran mayoría de las empresas están operando.

Otra sería hoy la historia con problemas en el transporte marítimo.

“Entendemos que es importante la circunstancia para recalcar que Puerto Rico necesita cambiar su política contributiva para no desincentivar los inventarios. Es una de las pocas jurisdicciones que tiene un impuesto sobre los inventarios y eso disuade de que existan inventarios en la Isla”, afirmó Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

“En el caso de alimentos, no tiene sentido y nos pone en riesgo ante una circunstancia como la que acabamos de vivir. Puerto Rico necesita tener la mayor cantidad de inventario de alimentos posible”, insistió.

“En la medida en que el costo del inventario es alto, el empresario tiene que manejarlo con mucha prudencia”, agregó Rodrigo Masses, presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico.

Se refieren ambos al impuesto sobre propiedad mueble que cobran los municipios a través del Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) y el que todos los gobiernos se han comprometido a reevaluar y eliminar.


💬Ver 0 comentarios