Al lado, el corredor de bolsa Peter Tuchman trabaja en el New York Stock Exchange. Expertos destacaron que en 2019 urge identificar oportunidades para hacer contrapeso a la volatilidad del mercado de valores. (AP) (semisquare-x3)
Al lado, el corredor de bolsa Peter Tuchman trabaja en el New York Stock Exchange. Expertos destacaron que en 2019 urge identificar oportunidades para hacer contrapeso a la volatilidad del mercado de valores. (AP)

Procurar la diversificación y mantenerse apegado a los objetivos trazados son guías perennes para quienes buscan ganarle a la inflación invirtiendo en el mercado de valores, pero ahora esas premisas cobran mayor importancia ante lo que parece ser un nuevo ciclo de volatilidad en los mercados de valores y la posible entrada de Estados Unidos en un período de desaceleración luego de 11 años de crecimiento económico.

Ese fue el mensaje que la cofundadora de Consultiva Internacional, Myrna Rivera, y su equipo de trabajo dieron a clientes durante una sesión informativa para analizar la gestión inversora del 2018 y afinar estrategias de cara al 2019.

No podemos repetir demasiado que somos inversionistas a largo plazo, hablamos de individuos, familias, instituciones con aspiraciones y objetivos que muchas veces trascienden generaciones. Hemos estado en estas circunstancias antes, por lo menos 10 veces en los pasados 40 años”, dijo Rivera haciendo referencia a las ansiedades que generan las caídas de los principales índices.

De entrada, Rivera subrayó que, si bien ha habido una baja en los mercados, en el agregado el desempeño de estos valores no ha sido tan adverso. También advirtió que, aunque el alza en los tipos de interés suele interpretarse como el anticipo de una recesión, ese escenario no se conocerá con claridad hasta que el Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC, en inglés) se reúna en marzo de 2019.

Han sido ocho semanas de gran volatilidad”, dijo, por su parte, Paul Hopgood, cofundador de Atlas Asset Management. “Todo empieza por los mercados de energía y de crudo que desde septiembre (pasado), el precio ha caído 40%”, contextualizó.

A la caída de los energéticos se ha sumado la incertidumbre por los tratados comerciales con China y el hecho de que no hay actores de último recurso compensando tales eventos. Pero indicó que el ciclo de alta volatilidad debe interpretarse como una oportunidad y el 2019 podría ser un punto de inflexión.

Estamos en un mundo entrelazado y no puede ignorarse lo que pasa fuera. Lo que vemos en Asia y China no debe ser de gran preocupación porque tienen herramientas (de política monetaria y económica). En Europa, sí preocupan las herramientas disponibles para fomentar la producción, porque allí se perdió el beneficio marginal de esas herramientas”, expuso Hopgood.

De acuerdo con Rivera, para Europa ha sido un año “extremadamente difícil”, en parte por la desaceleración económica y el tumulto político, evidenciado con las protestas en Francia y el clamor de un nuevo referéndum en Reino Unido en torno al Brexit. Mientras, en los mercados emergentes, la fortaleza del dólar y la guerra tarifaria que encabeza Estados Unidos han interrumpido el desempeño favorable de las acciones relacionadas, que retrocedieron 14% en el 2018.

Pero, en lugar de hacer cambios no pensados en las carteras de inversión o salir de activos “deprimidos”, Rivera y Hopgood destacaron que hacia el 2019 urge identificar oportunidades precisas para hacer contrapeso a la volatilidad y a la tendencia alcista en intereses.

Entre otras cosas, los expertos sugieren evaluar instrumentos de renta variable, particularmente en deuda privada o corporativa de alta calidad, apostar a acciones de alta capitalización y con capacidad de pagar dividendos, preferir títulos accionarios en Estados Unidos y cuando no, acciones de mercados emergentes. En el caso de empresas europeas, urge discernir aquellas de alcance global, cuyos desempeños puedan desconectarse de lo que sucede específicamente en ese continente.

Completarían la estrategia, ciertas apuestas a activos tangibles como productos agrícolas, bienes raíces y oro, así como un buen cojín de efectivo. “La diversificación siempre se debe mantener”, insistió Rivera.


💬Ver 0 comentarios