Medios de comunicación de Estados Unidos han avivado el debate sobre el incentivo a la industria manufacturera en Puerto Rico. (AP)

Washington - La delegada de las Islas Vírgenes estadounidenses, Stacey Plaskett, presentó en la Cámara de Representantes un proyecto de ley que persigue eximir a las empresas foráneas en Puerto Rico y los demás territorios del impuesto sobre la propiedad intelectual que estableció la reforma contributiva federal de 2017.

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, candidato del Partido Popular Democrático (PPD) a comisionado residente en Washington y quien había sugerido ese tipo de legislacion, dio a conocer el proyecto de la demócrata Plaskett en su Podcast.

La congresista demócrata boricua Nydia Velázquez (Nueva York) respalda la legislación, que tiene el número 6648 y exigiría a las Corporaciones de Control Foráneo (CFC) evidencia de que durante los últimos tres años el 80% de su ingreso bruto se generó en el territorio y por lo menos el 75% del ingreso bruto se deriva de “conducta activa de comercio o negocios” en el territorio, para poder ser exenta del impuesto sobre la propiedad intelectual, conocido como Gilti y que ronda un 10.5%.

Acevedo Vilá sostuvo que estuvo en contacto con la oficina de Plaskett, pero que el proyecto fue trabajado por los asesores de la delegada de las Islas Vírgenes.

“Este es el primer paso concreto, de muchos que estaremos dando, para en el contexto de la crisis creada por la pandemia del coronavirus, lograr que a Puerto Rico se le den herramientas de desarrollo económico que permitan la generación de buenos empleos que nuestra gente necesita y a la misma vez, seamos pieza fundamental en resolver el problema que tiene Estados Unidos en este momento por la falta de producción de medicinas y productos relacionados a la salud”, indicó Acevedo Vilá en una declaración.

En medio de la emergencia que ha generado la pandemia del coronavirus, las autoridades estadounidenses han avivado el debate sobre la alta dependencia de las farmacéuticas de Estados Unidos en productos que se manufacturan en China e India, desde medicamentos hasta equipos de protección personal para trabajadores de la salud y dispositivos médicos.

En cumplimiento de una orden de la ley de estímulo económico Cares, el Departamento de Salud federal debe llegar a un acuerdo, a más tardar a finales de este mes, con las academias nacionales de Ciencia e Ingeniería para elaborar un plan sobre cómo reducir la dependencia de Estados Unidos en los medicamentos y productos médicos que se manufacturan fuera del territorio estadounidense.

La Casa Blanca, por su parte, planifica una orden ejecutiva del presidente Donald Trump que pudiera requerir a las agencias federales comprar productos médicos hechos en Estados Unidos.

Según el diario The New York Times, el posible decreto del presidente Trump se enfrenta a objeciones de funcionarios y ex funcionarios del gobierno, que temen que tratar de reducir las importaciones de ciertos productos que ahora se elaboran en China provoque el gobierno chino frene el envío de equipos de protección personal, como las mascarillas N95 para los trabajadores de la salud.

Por otro lado, el congresista republicano Chip Roy (Texas) habría presentado también una legislación que impulsa eximir a las empresas del costo de establecer plantas y adquirir equipos para producir bajo la bandera estadounidense – estados o territorios -, equipos o medicamentos que se han manufacturado en China.

Hace un mes, el presidente del Concilio Nacional Económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, favoreció una propuesta similar. Entonces, Kudlow indicó que Fox Businees que Estados Unidos debe financiar al 100% el costo de mover una planta – incluyendo equipo y propiedad intelectual – de China a Estados Unidos.

El congresista Roy originalmente habló de revivir los beneficios de la sección 936 del Código de Rentas Internas federal, que expiraron en 2006.

El exgobernador Acevedo Vilá sostuvo que la delegada Plaskett ha dialogado con la oficina de Roy sobre su proyecto.

Mientras, Acevedo Vilá indicó que ha tenido conversaciones sobre la propuesta de Plaskett con el senador republicano Roger Wicker (Misisipi).

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, por su parte, presentó a principios de abril un proyecto que impulsa créditos contributivos federales para la inversión farmacéutica en zonas económicamente afligidas, como Puerto Rico.

En marzo, un editorial del diario New York Posst consideró que el debate para traer más producción farmacéutica a suelo estadounidense era una oportunidad para Puerto Rico y propuso específicamente revivir la antigua sección 936 del Código de Rentas Internas federal.

El editor de Politica Pública de la revista Forbes, Avik Roy, ha sugerido eximir de impuestos federales corporativos a los fabricantes de medicamentos genéricos en Puerto Rico y reducir, como sugiere Acevedo Vilá, la tasa del Gilti a las CFC, otorgándole a la Isla una tasa impositiva como “nación más favorecida”.

“Hago un llamado a todos los sectores de la sociedad puertorriqueña, a la gobernadora Wanda Vázquez y a la comisionada residente Jenniffer González a que respaldemos juntos esta iniciativa. La misma es muy superior a cualquier otra que se haya presentado anteriormente”, sostuvo Acevedo Vilá.

El exgobernador considera que el proyecto de la delegada Plaskett representa "una verdadera oportunidad de atraer la inversión en manufactura de productos farmacéuticos que se fue para China, India y otros países y que se ha convertido en un asunto de seguridad nacional para los Estados Unidos”.

Otra legislación en el Congreso, de marzo pasado y presentada por el senador Tom Cotton (republicano por Arkansas) y el congresista Mike Gallagher (republicano por Wisconsin), persigue prohibir comprar productos farmacéuticos de China, a partir de 2022, y crear un registro de ingredientes farmacéuticos.


💬Ver 0 comentarios