Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Donald Trump. (Agencia EFE)

Washington — El autoproclamado gran negociador de acuerdos enfrenta las dudas de diversas partes mientras prepara su reunión con Kim Jong Un.

Antes de la cumbre sin precedentes de la semana próxima entre el presidente Donald Trump y el gobernante norcoreano, los aliados de Washington y muchos republicanos han expresado preocupación de que el mandatario pudiera ceder impulsivamente en temas que según ellos serían aspectos innegociables para Estados Unidos. La ambigüedad sobre la exactitud del término “desnuclearización” al parecer les ha causado cierto escozor y algunos temen que Trump pudiera ceder a una pretensión de mucho tiempo de Pyongyang de que Estados Unidos retire parte o todas sus fuerzas militares en la península coreana.

Preocupa a algunos sectores las intenciones y disposición de Kim a cumplir los compromisos concertados en Singapur.

“Me persiste la sospecha de que intentará conseguir tanta reducción de las sanciones como le sea posible sin renunciar a sus armas”, dijo el senador republicano Marco Rubio.

Rubio, que había aplaudido la decisión de Trump ahora revertida de cancelar la cumbre, dijo en su momento que era evidente que Kim tenía como propósito “conseguir una disminución de las sanciones a cambio de nada o causar el derrumbe de las sanciones internacionales al hacer aparecer a Estados Unidos como la parte irrazonable”.

En el Congreso, hay dudas bipartidistas y los demócratas de alto rango enviaron a Trump una carta en la que insistieron que cualquier acuerdo será malo a menos que obligue a Corea del Norte a cumplir una lista larga de exigencias difíciles. Incluso el líder de la mayoría del senado, Mitch McConnell, por lo general enemigo de criticar públicamente a sus correligionarios republicanos, advirtió al presidente la semana pasada que “usted podría ser engañado”.

En su carta, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, y Robert Menendez, el demócrata de mayor jerarquía en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, exigió que Corea del Norte cumpla cinco puntos principales en cualquier acuerdo: que elimine o desmantele todas las armas de destrucción a gran escala; que no enriquezca uranio ni reprocese plutonio; que ponga fin a sus pruebas de misiles balísticos; que permita inspecciones a sus instalaciones “a cualquier hora y en cualquier lugar”, y que el pacto sea permanente.

“El presidente ha hecho declaraciones severas sobre Corea del Norte, pero más importante que cualquier tuit, que cualquier comentario sobre el tamaño del botón rojo grande será la disposición del presidente para mantenerse firme y garantizar un acuerdo enérgico y duradero”, afirmó Schumer.


💬Ver 0 comentarios