Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

CEIBA - El sonido de una corneta tipo minivuvuzela emparentada con claxon de camión de basura rasgó ese sabroso estado de hipnosis al que inducen el arrullo de las olas y la tranquilidad aromatizada con salitre que se respira en una mañana de sábado con cielos azules.


💬Ver 0 comentarios