(semisquare-x3)
El diseño de la estudiante Virgen Berríos ubica la nueva estructura junto a la antigua Escuela de Arquitectura, y su propuesta respeta el diseño del edificio creado por Henry Klumb. (Luis Alcalá del Olmo)

En los predios del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) se encuentran cerca de una decena de edificios diseñados por el reconocido arquitecto alemán Henry Klumb, los que cohabitan con el diseño renacentista del Teatro diseñado por Francisco Gardón y Rafael Carmoega, la inconfundible torre diseñada por el arquitecto estadounidense William Schimmelpfennig y facultades modernas, como la de Ciencias Naturales, diseñadas por el arquitecto Thomas S. Marvel.

A esta lista pronto se podrían sumar los nombres de estudiantes de la Escuela de Arquitectura del recinto, quienes respondieron al llamado de la institución y trabajaron el diseño de la estructura que podría convertirse en la nueva sede de la Escuela de Comunicación y de la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnología de la UPR.

Un total de 35 estudiantes del curso de Diseño de tercer año trabajaron este semestre para crear la que podría ser la nueva sede de la Escuela de Comunicación, conocida como COPU. Días atrás, los diseños de tres universitarias -Virgen Berríos, Tatiana Ocasio y Alyssa Soto- pasaron a la etapa final de evaluación y sus planos podrían llegar a manos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

“Estamos empezando nuestra carrera profesional desde la universidad, es una oportunidad que no tiene todo el mundo”, expesó Soto.

La estudiante Alyssa Soto propone ampliar el espacio donde ubica actualmente la Escuela de Comunicación para construir la nueva edificación. (Luis Alcalá Del Olmo)

El proceso para diseñar lo que podría ser un nuevo edificio para la Iupi comenzó en agosto, cuando la administración de COPU hizo un acercamiento a la Escuela de Arquitectura para que su facultad y estudiantado ayudaran en la creación de la estructura. En el proceso, el Decanato de Asuntos Académicos solicitó que el edificio no tan solo acogiera a COPU, sino que fuera la nueva Facultad de Comunicación e Información al fusionarla con la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información.

Como parte del curso, se determinó que la estructura podría ubicarse en uno de tres lugares alrededor del recinto, por lo cual cada alumno escogió dónde ubicarían su diseño, explicó el profesor José Coleman-Davis Pagán.

Cada una de las tres maquetas finalistas corresponde a uno de los potenciales espacios de construcción.

“Cada site (ubicación para el edificio) tenía sus propios retos y fue algo que tuvimos que manejar”, explicó Berríos, quien optó por diseñar la estructura adjunto a la antigua Escuela de Arquitectura, la cual está cerca del centro del recinto.

Soto seleccionó la ubicación actual de COPU, cerca de las facultades de Humanidades y Educación, mientras que Ocasio seleccionó la sede de Radio Universidad, que colinda con la avenida Ponce de León.

“Estamos muy orgullosos del trabajo de los estudiantes, y esas tres jóvenes hacen a uno sentirse bien humilde, cuando uno ve el potencial que ellas tienen y la capacidad creativa y eso lo que hace es que uno quiera dedicarse a hacer de esta universidad una mucho mejor para los estudiantes”, expresó el rector interino del recinto, Luis Ferrao Delgado.

COPU y la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnología fueron dos de las unidades dentro del campus riopedrense más afectadas por el embate del huracán María el año pasado y actualmente ocupan espacios temporeros alrededor del recinto.

Tatiana Ocasio propone rodear el actual edificio de Radio Universidad con una estructura que albergaría salones, biblioteca, oficinas y hasta almacenes. (Luis Alcalá Del Olmo)

El profesor de la Escuela de Arquitectura Víctor Díaz Paunetto, uno de los cuatro docentes que ofrecen el curso de Diseño de tercer año, indicó que los universitarios tenían el reto de diseñar una estructura de unos 64,000 pies cuadrados y cuyo costo de construcción no exceda los $10 millones.

Tanto la decana de Administración del recinto, Aurora Sotográs Saldaña, como el rector interino indicaron que la reconstrucción de la Escuela de Comunicación forma parte de los cuatro proyectos prioritarios que la administración riopedrense ha recomendado a FEMA, junto con las reparaciones a la residencia estudiantil Torre del Norte, a la biblioteca José M. Lázaro y al edificio Carlota Matienzo Cintrón.

No obstante, ante la falta de financiamiento, aún no hay un compromiso concreto de que las estructuras se van a reconstruir.

“La situación es muy complicada, ya la hemos descrito, pero hay una luz que se está viendo. Tenemos el potencial humano, tenemos la capacidad que se está viendo con estas tres jóvenes, pero estas reconstrucciones requieren de una inversión multimillonaria”, expresó el rector interino.

Sotogras adelantó que FEMA ya solicitó a la administración universitaria los planos de las estructuras que necesitarían ser reconstruidas con fondos federales de recuperación, lo que interpretan como un paso positivo. La funcionaria indicó que le pidieron tiempo a la agencia, pues esperan por una evaluación más exhaustiva para determinar si uno de los diseños de la Escuela de Arquitectura es una opción viable.

Al preguntársele a Ferrao Delgado cuán real era la posibilidad de que uno de los diseños estudiantiles se convirtiera en realidad, este ripostó “good question (buena pregunta)”, antes de partir para posar en una foto junto a las universitarias.

El diseño de la estudiante Virgen Berríos ubica la nueva estructura junto a la antigua Escuela de Arquitectura, y su propuesta respeta el diseño del edificio creado por Henry Klumb. (Luis Alcalá Del Olmo)

Tres visiones distintas

Desde su fundación en 1972, la Escuela de Comunicación de la UPR nunca ha tenido un edificio permanente que atienda las necesidades de su facultad y sus estudiantes. Tras ocupar varias estructuras dentro y fuera del recinto, en 1981 se le asignó el edificio anexo de Biología, ubicado a un costado de la avenida José Gándara. Este edificio fue destruido en 1998 por el huracán Georgesy reabierto en 2001 tras labores de reparación. El huracán María provocó la pérdida total del edificio el año pasado.

En los últimos meses, la administración universitaria ha reconocido que FEMA determinó que el edificio “no era rescatable”, por lo cual es necesario demolerlo.

Las oficinas administrativas y los salones de la escuela fueron reubicados temporalmente en Plaza Universitaria, un edificio ubicado frente al recinto de Río Piedras, en espacios que previamente ocupaba el Instituto de Cooperativismo de la Facultad de Ciencias Sociales.

Por su parte, la Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información estaba ubicada en el tercer nivel de la biblioteca José M. Lázaro, estructura que también resultó afectada por el paso del huracán María.

Los tres diseños de las universitarias toman en cuenta las necesidades de ambas facultades, pues se concentraron en incluir una biblioteca, un auditorio, salas de proyección, salones para cursos subgraduados y para los seminarios, múltiples oficinas para profesores y hasta un estudio de televisión.

En el caso del diseño de Soto, esta amplió el espacio que ocupa actualmente COPU para proponer un edificio más grande. Su trabajo conllevaría mover una de las entradas del recinto y reubicar una de las calles internas.

La estructura tendría tres niveles, con la biblioteca y el auditorio a cada uno de los extremos. La estructura central albergaría los salones y las oficinas, así como la entrada principal rodeada por jardines y espacios de uso común. En el exterior, un quiebrasol con diseño ondulado cubriría los laterales y le ofrecería un elemento visual distintivo al edificio que observarían los conductores que pasen por la avenida Gándara.

Por su parte, Berríos propone construir un edificio que conecte con la antigua Escuela de Arquitectura, sin alterar la histórica edificación diseñada por Klumb.

Su edificio tendría cuatro niveles. El primer nivel tendrá un patio interior, concesionarios y mesas para los estudiantes de modo que sirva como un área a través de la cual los estudiantes puedan transitar para llegar a los edificios que lo rodearían, como el Centro de Estudiantes y la residencia estudiantil. Un tragaluz central permitirá que la luz natural se filtre desde el techo.

Mientras, Ocasio propuso la construcción de un edificio de dos niveles que rodee por completo el actual edificio de Radio Universidad.

Por estar ubicado en la parte más alta de la universidad y junto a la estación del Tren Urbano, la estudiante reconoció que tuvo que trabajar para ajustarse a las variaciones en la altura del terreno. La estructura tendrían paredes en cristal, las cuales estarían protegidas por un material que funcionaría como una celosía para aprovechar la luz natural y permitir quelos alumnos sientan interactúen con el exterior, explicó la estudiante.


💬Ver 0 comentarios