El cantante puertorriqueño Bad Bunny se presenta en el Festival Presidente. (EFE) (semisquare-x3)
El cantante puertorriqueño Bad Bunny se presenta en el Festival Presidente. (EFE)

¿En qué se beneficia el gobierno de Puerto Rico con el éxito de los multitudinarios conciertos del trapero Bad Bunny? 

Esta pregunta comenzó a debatirse públicamente, luego de que el gobernador Ricardo Rosselló acudiera a las redes sociales a pedirle al cantante de música trap que considere abrir una tercera función de su concierto en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot. 

La contestación: “Mueve la economía y genera empleos”

Así lo expresó el director de la Compañía de Comercio y Exportación, Ricardo Llerandi, quien en mayo pasado estuvo en medio de una controversia por haber conferido a la corporación de Bad Bunny, 200 Carritos LLC, una certificación del Programa Puerto Rico Emprende. Entre otras cosas, este beneficio -concedido bajo la Ley 135 de Incentivos y Financiamiento para Jóvenes Empresarios- otorga una exención de contribución sobre ingresos anual de hasta $500,000; una reducción de 50% en patente municipal y la contribución sobre la propiedad mueble, así como proceso expedito para la concesión de permisos y certificaciones del gobierno por un periodo de tres años. 

En entrevista con endi.com, Llerandi rechazó que el emplazamiento de Rosselló al trapero esté relacionado al éxito del Programa Puerto Rico Emprende o que el gobierno fuese a recibir una partida de fondos adicional por este evento. 

“Me parece, conociendo al gobernador, que él es una persona que está conectada con el pueblo, que si algo tiene es que mantiene los pies en el suelo, que el gobernador ha escuchado mucha gente que quiere ir al concierto e hizo esta exhortación en medio de reuniones. No tiene nada que ver con la certificación o el programa Puerto Rico Emprende”, afirmó el titular.

Pero el director de la Compañía de Comercio y Exportación considera que estos eventos son buenos para el país y para la economía.

“Estos conciertos generan actividad económica y es importante que estos artistas utilicen las plazas de Puerto Rico para generar alegría y sí, ingresos”, dijo.  

Llerandi también reconoció que el exponente ha provocado que el programa que dirige y el cual beneficia a los jóvenes se volviera famoso. Tan es así que manifestó que las personas acuden a la agencia “a preguntar por la certificación de Bad Bunny”. 

Expuso que actualmente, esta certificación es la más solicitada. Destacó, por ejemplo, que desde que comenzaron a concederla en enero de 2017, ya han entregado 1,400 de estos beneficios. 

Que el artista tenga éxito ayuda, porque está inspirando a más jóvenes a utilizar los beneficios del gobierno. Es una cadena, es un incentivo para que el joven crezca y sea parte del desarrollo económico de la isla”, sentenció. 

Por otro lado, Llerandi reconoció que si Bad Bunny realiza su concierto a través de su corporación 200 Carritos LLC, tendrá derecho de reclamarle al Departamento de Hacienda la exoneración de los primeros $500,000 que obtenga en ganancias. Esto se debe a que este beneficio es anual y el concierto será en el 2019, por lo que sería incluido en la planilla que debe radicar en el 2020. 

Bad Bunny comenzó a beneficiarse de esta exención con el concierto que realizó en verano pasado, llamado “Trap Kingz”. Los ingresos deben ser reportados en la próxima planilla, la cual radicaría en el 2019.

“Sí, como cualquier otro joven empresario, cuando empiece el año contributivo, empieza en cero y tiene esos $500,000 exentos”, precisó.  

Llerandi aclaró que como ya el trapero tiene este beneficio, no puede acoger a ninguna otra exención que otorgue el gobierno. 

“La intención es retener el talento en Puerto Rico… Primero, fomentar que el joven se quede en Puerto Rico produciendo y no se vaya afuera; segundo, formalizar los negocios, que rindan contribuciones y que estén en la economía formal; tercero, mientras más jóvenes entren a la fuerza laboral, más empleos se crean. El propósito es que, en esos primeros dos años, tres años, cuando más difícil se le hace, parte de ese dinero (los $500,000 exentos) se utilice para capitalizar su negocio, invertir”, resumió el director de Compañía de Comercio y Exportación sobre los beneficios de la Ley 135. 


💬Ver 0 comentarios