Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La organización Protectores de Cuencas encabezará la campaña para proteger los corales. (GFR Media)

El huracán María destruyó el 11% de los arrecifes de coral ubicados a lo largo de la costa puertorriqueña, y las autoridades locales realizan un esfuerzo para tratar de identificar fondos para mitigar parcialmente el daño.

Ese porcentaje, que incluye el extenso daño registrado en las playas Tamarindo y Punta Soldado, en Culebra, además de Aguadilla, Vega Baja y San Juan, consta en un estudio realizado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), y un contratista privado a un costo de poco más de $800,000, precisó ayer la doctora Antares Ramos, de la NOAA.

Ramos indicó que el estudio fue sufragado con recursos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), y afirmó que el reto principal en la actualidad es conseguir los $31 millones necesarios para reparar el daño y sembrar nuevos corales.

"La primera barrera de protección de la costa son los corales", dijo la funcionaria de la NOAA. "Son como una pared, y lo que les sigue son las dunas".

Por su parte, la secretaria del DRNA, Tania Vázquez Rivera, explicó que hace tres semanas viajó a Washington D.C., y allí sostuvo reuniones con personal del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, en las que se discutieron diversas propuestas "para la recuperación". Sin embargo, no detalló esas iniciativas.

"La recuperación de los arrecifes de coral es crucial para Puerto Rico en general", puntualizó Vázquez Rivera.

Los datos sobre el estado de los ecosistemas marinos fueron ofrecidos durante una rueda de prensa en la que se anunció el inicio de una campaña educativa sobre la importancia de los corales.


💬Ver 0 comentarios