Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La Autoridad de Desperdicios Sólidos sostuvo que la política pública del gobierno se aleja de la conversión de basura a energía. (horizontal-x3)
La Autoridad de Desperdicios Sólidos sostuvo que la política pública del gobierno se aleja de la conversión de basura a energía. (Ramón “Tonito” Zayas)

La Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) y la Oficina Estatal de Política Pública Energética defendieron ayer posturas encontradas sobre la conversión de basura a energía.

En una vista pública de la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público Privadas y Energía, de la Cámara de Representantes, la ADS recordó que la política pública del gobierno se aleja de esa alternativa.

“El establecimiento de instalaciones waste-to-energy a gran escala derrota una de las estrategias del Plan para Puerto Rico”, dijo el director de la OficinaLegal y Recursos Humanos de la ADS, Aníbal Hernández.

En febrero pasado, el gobernador Ricardo Rosselló retiró el endoso a la compañía Energy Answers, que intentaba establecer una incineradora en Arecibo. Pero una semana después, Rosselló dijo a El Nuevo Día que no descartaba esa tecnología de manejo de desperdicios sólidos.

El funcionario manifestó que la conversión de basura en energía puede reservarse para desperdicios que no son reciclables, los que describió como una “fracción” del total de desperdicios sólidos generados en Puerto Rico.

En la vista, el presidente de la comisión cameral, Víctor Parés, dejó claro que el proyecto de Energy Answers está “descartado”.

Sin embargo, la Oficina Estatal de Política Pública Energética mencionó, en su ponencia, cómo estas plantas han reducido “significativamente” la preocupación de emisión de contaminantes.

“Los críticos argumentan que los incineradores destruyen recursos valiosos y pueden reducir los incentivos para el reciclaje. La pregunta, sin embargo, es abierta, ya que los países europeos que más reciclan (hasta un 70%) también incineran parte de sus desechos”, expresó el técnico evaluador de proyectos de energía Francisco López Martínez, aunque no se refirió específicamente a la planta de Energy Answers.

El funcionario enumeró presuntos beneficios de la práctica de convertir basura en energía como que las cenizas pueden ser convertidas en agregado liviano para uso comercial, que reduce el volumen de desperdicios que van a los vertederos y que aumenta el porcentaje de reciclaje en el país (actualmente de 10%).

Además, mencionó que estas plantas tienen que cumplir con una Declaración de Impacto Ambiental, la política federal de Prevención de Deterioro Significativo, el Nuevo Estándar de Rendimiento de Fuente -que está cobijado por la Ley de Aire Limpio- y la Ley de Agua Limpia.


💬Ver 0 comentarios