A preguntas de cuál será el proceder de recibir una determinación adversa, el monseñor Roberto González Nieves dirigió los cuestionamientos a las abogadas Carmen Conde y Marylin Rivera. (semisquare-x3)
A preguntas de cuál será el proceder de recibir una determinación adversa, el monseñor Roberto González Nieves dirigió los cuestionamientos a las abogadas Carmen Conde y Marylin Rivera. (Ramón “Tonito” Zayas)

Una vez más el monseñor Roberto González Nieves catalogó de “tragedia humana” la situación que atraviesan los maestros de los colegios católicos a quienes no se les pagó sus pensiones. 

Es una tragedia humana que haya colapsado, pero es importante entender que ni una sola de las escuelas, sino todas las escuelas, que aportaban… somos corresponsables del fideicomiso”, expresó el religioso tras culminada la misa del Domingo de Ramos, celebrada en la Catedral de San Juan.

En marzo de 2018, el religioso también tildó de una “tragedia humana” la situación que atraviesan los educadores.  

Recordemos que fue un gesto de parte de la arquidiócesis y de las diócesis de ayudar a los maestros y maestros que nunca aportaron. No era un plan de pensiones en el sentido común donde los empleados aportan, porque los empleados nunca aportaron. Eran las escuelas católicas que aportaban”, argumentó. 

Hace unas semanas el juez federal Edward A. Godoy desestimó la protección de quiebra peticionada por la Arquidiócesis de San Juan. De inmediato, los abogados de la arquidiócesis sometieron un recurso ante el Panel de Apelaciones de Quiebra en Boston. 

A preguntas de cuál será el proceder de recibir una determinación adversa, el monseñor dirigió los cuestionamientos a las abogadas Carmen Conde y Marylin Rivera. 

En agosto de 2018, los maestros perjudicados habían logrado que la Iglesia Católica le pagara $4.7 millones en pensiones a empleados -retirados y activos- de las escuelas bajo su jurisdicción.


💬Ver 0 comentarios