Según el director ejecutivo de la AEE, José F. Ortiz (der.), en los meses de agosto a septiembre, el costo por kilovatio hora (kvh) se ubicará en 19.9 centavos. (André Kang)

A partir del mes entrante, los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) verán una baja en su factura de la luz como secuela del nuevo método de facturación establecido por el Negociado de Energía y como restitución a los cargos que la corporación pública cobró en exceso luego del huracán María.

Según el director ejecutivo de la AEE, José F. Ortiz, en los meses de agosto a septiembre, el costo por kilovatio hora (kvh) se ubicará en 19.9 centavos, precio que supondría un descenso aproximado de 10% en relación a lo que pagaban los abonados para abril pasado, cuando el costo del kvh se calculaba en unos 22 centavos.

En relación a junio pasado, sin embargo, el ajuste en la factura será poco relevante estadísticamente hablando porque el mes pasado los abonados de la AEE pagaban unos 20 centavos kvh.

Ortiz hizo sus expresiones en una conferencia de prensa en la que reiteró que la AEE continúa enfocada en lograr la pronta conversión de las unidades 5 y 6 de San Juan para la quema de gas natural, lo que contribuiría a reducir el costo de la generación eléctrica. 

Ortiz aseguró que la conversión de la generatriz 6 en San Juan, debería comenzar a operar con gas natural a partir del 15 de octubre.

Mientras tanto, de acuerdo con el ingeniero, a partir de agosto próximo y en respuesta a la decisión del Negociado de Energía, la AEE no podrá ajustar los cargos en la factura de mes a mes sino que deberá evaluar estos cada tres meses y hacer los ajustes que entienda necesarios.

Esa decisión, según Ortiz, dará algo más de certeza a los abonados de la AEE, pues estos podrán manejar un tanto mejor su presupuesto sin cambios inesperados en la factura, un asunto particularmente valioso para los dueños de negocios.

“Esta sería la primera vez que nos encontramos por debajo de 20 centavos”, dijo Ortiz.

A manera de ejemplo, un cliente residencial que consumió 800 khv en abril pasado, pagó por dicho consumo unos $177.85 y entre los meses de julio a septiembre, pagará alrededor de $159.90. En tanto, un cliente industrial de gran escala que consumió 550,800 kvh pagó en abril pasado, unos $114,817 y ahora, pagaría unos $109,933.

Si bien Ortiz aseguró que la baja en la factura es resultado de los múltiples esfuerzos de la corporación pública y de haber mantenido a raya los gastos operacionales, la reducción en la factura responde, en la mayor parte, a la decisión emitida por el Negociado de Energía, regulador que concluyó que entre los años 2016 al 2019, la AEE cobró $15.29 millones en exceso a los abonados.

La sobrefacturación se produjo con la llamada tarifa provisional, que el Negociado (antes conocido como la Comisión de Energía) aprobó a pedidos de la AEE y que a su vez, se autorizó en medio de la reorganización y reestructuración que la corporación pública impulsaba para el 2016.

El mes pasado, el Negociado concluyó que en lugar de que la tarifa provisional fuera de 1.29 centavos kvh, este debió ser de .99 centavos kvh. Esto, porque la AEE cobró en exceso por consumo que no se produjo como el alumbrado público luego de los huracanes Irma y María -cuando Puerto Rico quedó a oscuras- y por la metodología que ha utilizado la corporación pública para determinar la contribución en lugar de impuestos (CELI) y los subsidios que otorga, beneficios que a su vez, son pagados por el resto de los abonados.

Según Ortiz, el costo de la electricidad debe continuar a la baja si la tendencia alcista en consumo continúa. De acuerdo con el ingeniero, en lo que va de año, el consumo eléctrico ha ido al alza, al igual que el número de conexiones de servicio eléctrico, una dinámica que permite distribuir los costos fijos de la AEE entre más abonados.

Posibles descargas en Guajataca

De otra parte, José Bermúdez, jefe de la unidad de Riego, Represas y Embalses, indicó este lunes que a raíz de las torrenciales lluvias que se esperan en los próximos días, la AEE recurrirá al mecanismo de alivio que posee la represa de Guajataca que se encuentra a un centímetro de su capacidad, pero esto no debe representar peligro para los residentes de Isabela y tampoco afectará los trabajos que allí se realizan.

Bermúdez explicó que la AEE se comunicó con personal de los Negociados de Emergencia municipales para informarles de la determinación, de forma tal, que se mantengan alertas, pero reiteró que la represa es segura y que los trabajos dirigidos a evitar la erosión en la cercanía de la infraestructura han avanzado considerablemente.

Bermúdez agregó que no se recurrirá a la apertura de compuertas porque ello podría afectar los trabajos realizados, pero que activaría el sistema de alivio como método preventivo ante el pronóstico de lluvias que dejarían entre cuatro a seis pulgadas en la zona.

La represa Guajataca sufrió daños como resultado del huracán María y desde entonces, el Cuerpo de Ingenieros y la AEE laboran en la reparación de la infraestructura en un esfuerzo que ha requerido unos $80 millones, según el ingeniero. La corporación pública está en conversaciones con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para obtener fondos adicionales que permitan mejoras permanentes en la instalación.


💬Ver 0 comentarios