Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Desde el huracán María, esta casa de dos pisos cuelga de una montaña. Cada vez que llueve, la tierra se desliza poco a poco y los residentes viven amenazados.

La casa de Milagros Rodríguez se fue por un barranco en medio del azote del huracán María. Un año y tres meses después del paso del ciclón, la estructura aún permanece risco abajo en el barrio Palmarejo, en Corozal.


💬Ver 0 comentarios