Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Cientos de solidarios, familiares y curiosos se han asomado por la zona para presenciar la actividad, organizada por la Fundación de Derechos Humanos de Puerto Rico. (Ramón “Tonito” Zayas)

Hay algo de jurarse amor eterno que a veces trasciende las palabras. Cuando esas palabras salen finalmente de voces marginadas, que por años fueron silenciadas entre los atropellos y la inequidad de un mundo prejuiciado, el acto de amar cobra matices más significativos que un beso en el altar.


💬Ver 0 comentarios