Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los electores de Puerto Rico están profundamente decepcionados con el desempeño del gobernador Alejandro García Padilla, a tal punto que desaprueban por amplios márgenes su gestión, le otorgan muy malas notas y manifiestan con firmeza que su gestión, a un año de las elecciones generales, ha resultado peor de lo que esperaban, según los resultados de La Encuesta de El Nuevo Día.

El juicio contra García Padilla es implacable incluso a pesar de que la mayoría de los electores reconocen que los graves problemas que vive el país son culpa de otras administraciones y no de la suya, que se inauguró en enero de este año tras un apretado triunfo en las elecciones de 2012 de las que hoy se conmemora el primer aniversario.

García Padilla mantiene todavía las simpatías de los miembros de su Partido Popular Democrático (PPD), pero aún entre sus propios partidarios hay señales que deberían preocuparle muchísimo. Esto, más la imagen invariablemente mala que tiene en todas las demás facciones políticas sugiere que, para rehabilitar su imagen, necesitará que la situación del país comience a mostrar notables mejorías en los próximos meses, cosa que, en este momento, parece difícil por la persistente debilidad de la economía.  

Busca los resultados completos de La Encuesta de El Nuevo Día en la edición impresa o suscríbete a la edición electrónica. 


💬Ver 0 comentarios