El servicio se ha visto interrumpido en múltiples zonas de Puerto Rico, pese a que el ojo no tocará la isla grande, (Ramón “Tonito” Zayas)

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, alegó hoy que sus brigadas lograron atender la avería que afectó las subestaciones de Encantada y Conquistador, en Trujillo Alto, en unos tres minutos, por lo que la cantidad de abonados sin servicio de energía disminuyó de 22,982 a unos 660 mientras el huracán Dorian se acercaba a la isla.

Ortiz precisó que en un día normal unas 1,500 a 3,500 familias pudiesen quedarse sin servicio, por lo que cree que esta cifra está “muy por debajo” de lo que es normal. De hecho, destacó que “el día de hoy empezó con menos gente sin servicio eléctrico en todo el año”. La cifra fue de 470 abonados sin luz. 

El funcionario no detalló dónde están los 660 abonados que actualmente están sin energía eléctrica ni la razón por las que se encuentran sin servicio.

Ante este bajo número de abonados sin luz, el directivo de la AEE señaló que han declinado la ayuda de la Asociación Americana de Utilidades Eléctrica (APPA, en inglés) y del Departamento federal de Energía para traer brigadas desde los Estados Unidos a Puerto Rico a ayudar a reparar el sistema eléctrico.

“Decidimos no activar recursos”, expresó, durante una conferencia de prensa realizada en la sede del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, en San Juan.

Ortiz precisó que la AEE tiene 1,300 trabajadores, divididos en 400 brigadas, que podrán atender las emergencias causadas por Dorian. La mayoría de estos equipos de trabajos están concentrados entre el área metropolitana y Humacao, dijo.

También informó que tienen personal listo para montar en barcazas y enviarlos a las islas municipios de Vieques y Culebra para realizar las reparaciones que sean necesarias.

Se espera que Culebra enfrente el mayor impacto de Dorian, pues su ojo pasaría “muy cerca” en las próximas horas, informó el coordinador de avisos del Servicio Nacional de Meteorología en San Juan, Ernesto Morales.

En Culebra, la AEE llevó hace un mes un generador de 6 megavatios que “cubre 100% de servicio”.

“Está operacional”, sostuvo Ortiz.

Entretanto, “Vieques depende del cable submarino. Lo probamos y estaba funcionando de lo más bien”.

El director de la AEE también explicó que tanto en Vieques como en Culebra “el sistema de distribución está más fuerte, mejor montado, porque sufrió mucho bajo (el huracán) María”. Por tal razón, el directivo de la AEE comentó que no prevén mayores problemas en darle servicio de manera inmediata.

Por otro lado, el presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, Elí Díaz, informó que cerca de 2,000 de los 1.3 millones de abonados que tienen están sin servicio de agua potable. No explicó las razones por las que esta cantidad de familias quedaron sin servicio.

Mientras, la emergencia causada por el huracán Dorian ha provocado que 94 personas se refugien en 27 de los 56 centros abiertos en toda la Isla.

El secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, comentó que las personas que tiene toldos azules que no han llegado a estos refugios pudiesen estar en casas de familiares y amigos.

En Puerto Rico se estima que en unas 30,000 residencias todavía tienen instalados los toldos que repartió la Agencia federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) en sus techos.

El talón de Aquiles del sistema

Según Tomás Torres Placa, representante del interés público en la junta de gobierno de la AEE y ejecutivo del Instituto de Competitividad y Sostenibilidad Energética (ICSE), las fallas que experimentan los abonados sin haber experimentado la fuerza de la tormenta tropical Dorian evidencian que la principal debilidad del sistema eléctrico todavía no se ha atendido.

“La fragilidad mayor recae sobre el sistema de distribución, por eso es urgente que el gobierno federal asigne inmediatamente todos los fondos necesarios para atender ese sistema, para que podamos tener un sistema resiliente”, dijo Torres Placa.

Torres Placa recordó que los estudios del sistema eléctrico de la isla luego del huracán María recomendaron una inversión de entre $15,000 millones y $17,000 millones para desarrollar un sistema resiliente, pero dichos fondos no han sido asignados a la AEE.

Luego del huracán María, los trabajos de restauración del sistema requirieron una inversión de sobre $5,000 millones, una inyección que se efectuó mayormente a través de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos. La mayor parte de esa inversión se dirigió a las líneas que transmiten la energía desde la generatrices a las estaciones eléctricas, mientras que el sistema de distribución, que supone el envío de la electricidad a hogares, industrias y comercios no experimentó transformaciones mayores.

“Ese dinero se necesita lo antes posible”, dijo Torres Placa al agregar que las interrupciones en el servicio eléctrico no cesarán hasta que no se desarrolle una infraestructura resiliente ante la realidad de que por su ubicación geográfica, Puerto Rico, “siempre estará en la ruta de tormentas y huracanes”.



💬Ver 0 comentarios